miniatura DUA

La educación inclusiva se enmarca en un paradigma educativo que promueve el “acceso universal” y la aplicación del “diseño para todos” en todos los entornos del centro educativo, en todos los servicios del mismo y en el desarrollo curricular, promoviendo la no discriminación, y evitando la exclusión en la educación y desde la educación. 
Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad es garantizar el derecho a la igualdad de oportunidades del alumnado más vulnerable eliminando las barreras a la presencia, a la participación y al aprendizaje, promoviendo el uso de ajustes que permitan un diseño curricular accesible a todo el alumnado.