Introducción

1 El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA)

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) ha merecido y sigue mereciendo, tras más de siete décadas desde que el psiquiatra Leo Kanner (1943) lo describiera por vez primera, un enorme esfuerzo colectivo intelectual y económico de carácter mundial para intentar comprenderlo y para ayudar de la manera más efectiva a las personas que lo presentan y a sus familias. 

Desde 1943 se ha desarrollado una ingente investigación tanto sobre su conceptualización como sobre posibles hipótesis explicativas, tanto desde un punto de vista psicológico como neurobiológico. Desde hace ya varios años, afortunadamente, se ha alcanzado un elevado grado de consenso mundial sobre su conceptualización, lo que permite avanzar con más fuerza en busca de resultados significativos explicativos del trastorno y en busca de intervenciones basadas en la evidencia que logren resultados significativos en mitigar las consecuencias del trastorno. A la vez se ha dado un enorme paso en el reconocimiento de los derechos, a través de la convención de las Naciones Unidas de los derechos de las personas con discapacidad, convención que conlleva la exigencia jurídica de su cumplimiento a los estados que la adoptan.