Estilos de comunicación y tutorización

En los procesos de tutorización en plataformas e-learning o la comunicación entre los estudiantes que precisan colaborar con otros para realizar tareas grupales, los profesores y alumnos utilizan unos determinados estilos de aprendizaje que pueden facilitar o dificultar la comunicación. En ambos casos, unas habilidades eficaces de comunicación son necesarias para relacionarnos adecuadamente con los demás.

Cada uno de nosotros tiene un propio estilo de comunicación, algunos de estos estilos nos facilitara las relaciones con los demás mientras que otros dificultarán la comunicación y el establecimiento de un buen vínculo personal con otras personas. Un adecuado estilo de comunicación es necesario para que el tutor y los estudiantes se comuniquen a lo largo del curso y establezcan vínculos de colaboración.

ESTILOS DE COMUNICACIÓN

Los estilos básicos de comunicación son:

  • Comunicación Asertiva. Es el estilo más natural, claro y directo. Se utiliza por personas con autoestima y seguridad en ellos mismos, que buscan en la comunicación plantear cuestiones que sean satisfactorias para todos, sin recurrir a manipulaciones ni fingimiento.

  • Comunicación Agresiva. Es el estilo propio del que busca conseguir sus objetivos, sin preocuparse de la satisfacción del otro. En muchos casos utiliza estrategias como el sentimiento de culpabilidad, intimidación o enfado.

  • Comunicación Pasiva. Es el estilo utilizado por las personas que evitan la confrontación y llamar la atención. Para ello responden de forma pasiva, sin implicarse en el tema o mostrando conformidad con todo aquello que se plantea.

ESTILOS DE TUTORIZACIÓN

En función de quién inicie la interacción distinguiremos entre:

  • Activa: es la tutoría por definición. Se entiende que el tutor debe mantener una actitud proactiva, es decir, adelantarse a los posibles problemas o consultas, hacer un seguimiento continuo. Es el tutor el que debe iniciar continuamente la interacción.

  • Pasiva: es la tutoría en la que el tutor “espera” la demanda del alumno. Es la tutoría a petición del alumno. Este tipo de tutorías solo serían recomendables con alumnos con una gran voluntad y decisión sobre su proceso de aprendizaje y que no desean el seguimiento continuo por parte de un tutor, o si el alumno cuenta con unos materiales didácticos de gran calidad de tipo autoformativo. No sería recomendable en la mayoría de los casos puesto que el alumno puede sentirse solo o desmotivado y además la reacción ante cualquier incidencia siempre sería sobrevenida, el tutor no tendría capacidad de adelantarse a los posibles problemas. 

La combinación de estas dos “actitudes” por parte del tutor dependerá de muchos factores, siendo uno de los más importantes el estilo de aprendizaje de cada alumno. Existen alumnos individualistas, sociales, etc. La función del tutor será detectar estos tipos de alumnos y ejercer una tutorización flexible, adaptada a las necesidades de cada alumno. Más adelante analizaremos el tipo de alumno presente en los curso online.



"Ayuda a tus semejantes a levantar la carga,
pero no a llevarla"

Frase de Pitágoras.


Licencia de la imagen: Dominio público. Pixabay.