El modelo de las tres fases

En España, Glòria Durban propone un modelo para facilitar la planificación en los centros de un programa sistemático y globalizador que pueda concretarse en las diferentes etapas de la educación obligatoria. Se denomina el modelo de las tres fases.

    1. Búsqueda y recuperación de la información:
      • Reconocer la necesidad de información:
        • Definir el problema que hay que resolver.
        • Determinar qué información se necesita.
        • Identificar las características de esta información: cobertura geográfica y cronológica, nivel, extensión y formato.
        • Diseñar un plan de trabajo para abordar la tarea.
      • Comprender los recursos de información disponibles:
        • Comprender cómo se elabora organiza y almacena la información (formatos y soportes).
        • Conocer los distintos tipos de recursos existentes (tipologías documentales).
        • Comprender las características y utilidades de cada tipo.
        • Seleccionar los recursos que mejor se ajusten a la necesidad planteada.
        • Conocer cómo acceder a los recursos informativos en las bibliotecas y en Internet.
      • Localizar y recuperar información:
        • Planificar el trabajo de búsqueda.
        • Diseñar estrategias de búsqueda.
        • Conocer la herramienta de búsqueda específica de cada tipo de recurso informativo.
        • Utilizar sistemas avanzados de recuperación de información.
      • Evaluar los resultados y el proceso de búsqueda:
        • Comprender, analizar e interpretar críticamente los resultados de una búsqueda.
        • Identificar y seleccionar la información relevante.
        • Aplicar criterios para valorar la calidad de la información: fiabilidad, actualización, accesibilidad y usabilidad.
        • Identificar la sobrecarga informativa.
        • Comparar información de diversas fuentes.
        • Reflexionar sobre la validez de los procesos de la búsqueda realizada.
    2. Análisis y tratamiento de la información:
      • Explorar, organizar y registrar los contenidos seleccionados:
        • Explorar la información seleccionada.
          • Comprender, analizar e interpretar con profundidad la información.
          • Segmentar y establecer relaciones jerárquicas y asociativas.
          • Sistematizar y sintetizar la información relevante.
        • Organizar el registro de la información seleccionada:
          • Extraer y registrar la información relevante.
          • Ordenar y clasificar la información seleccionada.
          • Almacenar la información recuperada con métodos específicos.
          • Representar los contenidos de forma sintética con esquemas y resúmenes.
      • Transformar la información en conocimiento personal:
        • Incorporar la nueva información a la propia base de conocimientos.
        • Integrar información de fuentes diversas.
        • Hacer inferencias.
        • Construir significados.
        • Establecer conexiones con conocimientos previos.
        • Formular conclusiones.
        • Elaborar nueva información.
    3. Comunicación y aplicación de la información:
      • Actuar con ética y responsabilidad en la utilización:
        • Acceder legalmente a los recursos de información.
        • Reconocer y citar adecuadamente las fuentes de información utilizadas.
        • Mantener la privacidad y seguridad de la información.
      • Comunicar y aplicar los resultados correctamente:
        • Utilizar la información de forma efectiva:
          • Aplicar la información para un propósito específico.
        • Comunicar la nueva información elaborada:
          • Editar los contenidos utilizando diferentes formatos y soportes.
          • Presentar documentos claros y bien estructurados.

Esta misma autora mantiene una página web llamada Para llegar a ser un experto en información, donde propone un itinerario formativo para la ESO a través de cinco módulos que cuentan con las correspondientes guías de trabajo y actividades para el alumnado. Son fácilmente adaptables a otras etapas educativas.