El desarrollo de habilidades

Debemos tener claro que lo que queremos trabajar con el alumnado cuando hablamos de emprendimiento en educación, es una “caja de herramientas” de las que hacer uso cuando la vida te ponga en situación. Esa caja de herramientas la podemos denominar como las 4 Cs del alumno emprendedor. Nuestro reto es proporcionarles esas herramientas, y podríamos explicarlas de la siguiente forma:

  • Creatividad. Todos somos creativos, y es clave desarrollar la creatividad en nuestro alumnado. La creatividad comporta cuatro elementos básicos: la persona, el proceso que lleva a cabo, el resultado, el producto, y el medio en el que todo sucede. Educar en la creatividad supone:
    • Ser consciente de que el cambio forma parte de nuestras vidas, y en este sentido, no tener miedo al cambio, sino más bien lo contrario, sentirse bien y disfrutar cuando estás en ese proceso.
    • Desarrollar la persona en todos sus componentes. Este siempre ha sido uno de los grandes retos del sistema educativo, pero no se trabaja. No se desarrolla de forma plena la personalidad del alumno si nos dejamos un elemento tan importante como la creatividad.
    • Crecimiento personal. Una persona creativa tiene más recursos, y por lo tanto, más posibilidades de crecimiento y de autorealización personal.
  • Comunicación. La comunicación es un proceso que un alumno que sale del sistema educativo tiene que tener perfectamente desarrollado. Una limitación en este contexto implica una importante limitación en su vida futura, tanto personal como profesional. Por ello, entendemos que:
    • Han de trabajarse las diferentes formas de comunicación, tanto verbal como no verbal, oral y escrita, individual y en grupo.
    • Han de trabajarse los diferentes medios de comunicación, haciendo especial hincapié en las tecnologías de la información y comunicación, tanto por su actualidad, como por su poder motivador.
    • Todo lo anterior, sólo se puede desarrollar de forma práctica. No caben contenidos teóricos.
  • Cooperación. Emprender se hace en grupo. El trabajo del futuro se realizará en base a proyectos. Por esto, el aprendizaje cooperativo implica:
    • La realización de tareas de forma conjunta para obtener un aprendizaje conjunto.
    • Asumir que el principal objetivo del mismo es que el alumnado adquiera las normas y forma de trabajo oportuno para trabajar en equipo de manera organizada y garantizando ayuda recíproca al resto de compañeros de su grupo.
  • La confianza es uno de los pilares básicos de la vida social moderna, e implica la generación de redes sociales necesarias para la realización personal. De esta forma:
    • El sistema educativo, y en concreto, la educación emprendedora supone un importante agente socializador y promotor de confianza o desconfianza.
    • La educación emprendedora ofrece contenidos y lo que es más importante, trabaja de lleno en lo relativo a las relaciones interpersonales, las vivencias y experiencias.
    • En este sentido, hemos de proporcionar experiencias de aprendizaje memorables, que motiven al alumnado a aprender, a mejorar, y a crecer como persona, tanto individualmente como en grupo.

En la siguiente infografía se explica en qué consiste la "caja de herramientas" de los alumnos emprendedores:

Habilidades para emprender
Blog de Pablo Peñalver. Las 4 C´s del emprendimiento (CC BY-NC-SA)

Una vez que tenemos planteado el problema sobre cómo desarrollar el espíritu emprendedor entre el alumnado, y traducido a reto, trabajar y cultivar esas herramientas básicas para enfrentarte a la vida, nos corresponde abordar cómo hacerlo. Ahí, Lean Startup es la clave.