Aprendizaje cooperativo

El aprendizaje cooperativo es  la construcción del conocimiento utilizando la colaboración social, donde grupos o equipos de personas trabajan y aprenden juntas al mismo tiempo. Este tipo de aprendizaje es fundamental a la hora de establecer una estrategia de trabajo en nuestros proyectos y con él se promueve tanto el desarrollo de las Competencias Clave en nuestros alumnos como la mejora y consecución de las Competencias Profesionales Docentes.

Durante la cooperación se producen:

  • Interacciones e interdependencias entre los miembros, mantiéndose una comunicación efectiva y generando aprendizaje de calidad y profundo al resolver las tareas.

  • Toma de responsabilidadades, tanto a nivel individual como colectivas, la persona ya no se esconde detrás de los otros miembros y juntos afrontan los errores cometidos.

  • Un aumento significativo de las destrezas interpersonales y sociales en un ambiente cálido y amable.

En los estudios llevados a cabo por David W. Johnson y Roger T. Johnson nos ofrecen unos matices más precisos en este tipo de aprendizajes y establecen 5 principios fundamentales para un trabajo cooperativo de calidad y fructífero:

  1. Interdependencia positiva: Todo el equipo tiene que implicarse para alcanzar el éxito en el aprendizaje y la realización de la tarea.

  2. Interacción cara a cara:  Garantiza  la interdependencia y la disponibilidad de recursos y de ayuda para todos.

  3. Responsabilidad individual y grupal: Cada miembro del grupo debe responder ante los demás con su esfuerzo individual y su aportación a la tarea desempeñada. El principal objetivo es educar individuos autónomos que sepan vivir en sociedad y trabajar en equipos.

  4. Desarrollo de destrezas interpersonales y grupales: El equipo debe saber resolver sus propio conflictos y saber buscar soluciones tomando decisiones pactadas y sopesadas con anterioridad.

  5. Evaluación grupal: El grupo debe saber valorar cómo se está realizando el trabajo, si se están alcanzando las metas y si el grupo mantiene una relación de trabajo efectiva. Esta valoración, además, debe conllevar decisiones y promover cambios para que el funcionamiento del grupo mejore.