Búsqueda de oportunidades y de hechos

INTRODUCCIÓN

En cualquier campo, entendemos por observación la descripción sistemática de los eventos, comportamientos y artefactos en el escenario social elegido para el estudio. Por tanto, como docentes, debemos  de aprender a tener los ojos bien abiertos y a enseñar a nuestros alumnos a tener bien abiertos los ojos para extraer el máximo de información posible de cada contexto.

Como docentes podemos perfectamente incluir esta técnica y potenciar esta competencia entre nuestros alumnos para que incorporen información cualitativa a cualquier propuesta didáctica para analizar y conocer mejor el problema. 

Dentro de la observación encontramos la observación participante,  es el primer método  que utilizan los antropólogos  para hacer un trabajo de campo. Con esta técnica el investigador  lleva a cabo una mirada activa de la realidad, se involucra en ella con entrevistas, fotografías o  tomando notas del problema que se analiza. De este modo el investigador analiza desde dentro el problema involucrándose en él para entender a las personas que sufren un problema o tienen una necesidad.

Por tanto tenemos que ver y oir durante el tiempo en que concretemos la investigación para entender de  abajo a arriba la problemática que estamos estudiando.

Con esta metodología  pretendemos que el docente enseñe a los alumnos a comprender íntegramente  un problema de forma empática, poniéndose en el lugar del usuario.

FASE 1 DEL PROCESO: BÚSQUEDA DE OPORTUNIDADES  LA OBSERVACIÓN PARA LA BÚSQUEDA DE HECHOS.  

El primer paso consiste en identificar cuáles son las oportunidades o lo que en creatividad se llama "situaciones borrosas" que existen sobre las que queremos trabajar. En el mundo de la empresa, este trabajo es muy relevante, pues marca las líneas de trabajo de las organizaciones sobre los focos de la innovación de la compañía. Ejemplos de estas situaciones borrosas hay miles, desde las más amplias  como querer trabajar sobre el mobiliario urbano, el rediseño del espacio físico en los hospitales, mejoras en la calidad del servicio eléctrico de las viviendas, conectividad de las ciudades, brecha digital en colectivos desfavorecidos, mejora de la calidad de vida de las personas mayores en zonas urbanas.

 ¿Cómo diferenciar una oportunidad abstracta de algo más manejable? 

Muchas veces nos ponemos a trabajar en áreas que son demasiado difusas y grandes como para poder ser abarcadas por el equipo de trabajo, por ejemplo, si décimo "vamos a trabajar sobre el cambio climático" el problema resulta tener muchas variables y mucha complejidad para que seamos capaces de comprender exactamente en e qué consiste y a partir de ahí, poder establecer un proceso de ideación. Si en cambio, decidimos trabajar en la mejora del sistema de reciclado de basuras en zonas rurales, hemos acotado el marco de actuación a algo más concreto (aún siendo difuso) que nos permite tener la sensación de que podríamos abarcar el reto. ¿Cuándo sabemos si estamos formulando un punto de partida muy concreto o muy abstracto? Bueno, un grado es la experiencia, pero sin duda, el sentido común será el mejor aliado en esta selección. 

 Si por ejemplo, estamos en clase, y queremos que los alumnos trabajen en ideas para mejorar la llegada y entrada de los alumnos en el colegio es algo manejable. Si les pedimos que resuelvan el problema del aparcamiento en las ciudades, quizá se les escapen mucha información y comprensión del problema. 

  

BUSCAR HECHOS 

Una vez hemos establecido cuál es el área de oportunidad en la que podemos trabajar, el siguiente paso es poner en común con el resto de personas del equipo qué sabemos del problema o reto que queremos solucionar. Este paso se llama "detección de hechos" y consiste en intentar ampliar todo lo que podamos la información inicial del problema. ¿Qué sabemos ? ¿Qué no sabemos? ¿Qué necesidades tienen las personas que viven esta situación? ¿Qué se ha intentado ya ? ¿Qué pasaría si el problema estuviera solucionado? ¿Qué es lo que no sabemos del problema?

 La mayoría de las veces, necesitamos ampliar la información que tenemos, y para ello incorporamos una fase de observación, en la que investigamos y obtenemos información de mayor profundidad sobre el problema. 

En esta fase, al igual que realizaremos en todas las fases del proceso, estableceremos un primer paso de divergencia, y después, una fase de convergencia. 

 DIVERGENCIA DE HECHOS: ¿Cómo se realiza la recopilación de hechos? 

Normalmente esta fase se realiza de manera presencial , y cada miembro del equipo durante un tipo limitado explica lo que sabe del problema. una de las personas actuará como facilitador, y tendrá la misión de recopilar en un lugar común (pizarras de papel a ser posible) la información que el grupo está dando. Es muy importante poder recoger toda la información que se genere en la fase divergente (FOTO DE GENTE TRABAJANDO EN HECHOS) 

A tener en cuenta en esta recopilación de hechos: 

- Los hechos son oraciones que constan de sujeto + verbo + predicado. Es muy importante seguir esta regla y generar hechos con riqueza en al información que nos permitan luego hacer una buena selección. Si por ejemplo decimos: "hay desorganización" estoy dando una información que no concreta a qué o a quién se está refiriendo. Será un mejor trabajo si decimos "los departamentos de contabilidad y de sistemas no se organizan bien cuando hacen el balance de fin de mes" 

- Cuando estamos en divergencia de hechos, no queremos llegar a consenso. Muchas veces, tendemos a querer unificar el punto de vista a la hora de hacer una afirmación sobre un hecho. Sin embargo, en esta fase lo que queremos es una pluralidad de visiones que nos den una comprensión del problema desde muchos puntos de vista. Si hay dos personas que opinan de manera distinta frente a un mismo hecho, se recogen ambas percepciones sin entrar en debate, y luego, cuando pasemos a la fase convergente, debatiremos si alguna de las dos tiene sentido que pase a la siguiente fase. 

- La información "cualitativa" tiene mucho valor. Realmente, lo que estamos buscando en esta fase es inspirarnos en los pequeños hechos y gestos que conocemos y que nos hagan ese "ajá" en la cabeza que dispare "ey, aquí hay algo interesante" Muchas veces, ese "ajá" no viene de la información más global, estadística, o cuantitativa del problema, sino que surge de la pequeña anécdota que sucedió un día que fui a comer a casa de la abuela, y me di cuenta de que los armarios de la cocina tenían una altura muy elevada para ella, y me pregunté cómo podría solucionarlo… Por tanto, el facilitador en esta fase, busca obtener esas anécdotas y vivencias de los participantes. 

- Si hay ideación, se anota, pero se deja a un lado hasta la fase. Cuando estamos en el volcado de hechos, muchas veces comenzamos a tener ideas , y si no velamos por seguir el proceso, es posible que el equipo se ponga a idear en lugar de recoger información. Si esto pasa, el facilitador deberá anotar aparte estas ideas, y dejándolas visibles, recordar a los participantes que estamos en una fase anterior del proceso. 

 

El radar de la innovación para facilitar la buena observación.

El radar de la innovación es una herramienta muy útil para conocer en profundidad un problema  e innovar en la solución.

Similar a un mapa, el radar marca las líneas fundamentales en las que debemos de fijarnos cuando analizamos una situación.

  • El problema, definir claramente qué es lo que queremos investigar cuantitativamente primero y cualitativamente después.
  • Las personas, quiénes son los implicados en dicha situación: quiénes tienen el problema y quiénes condicionan la solución del problema.
  • Dónde tiene lugar el problema y en qué momentos (de forma continua, en un momento concreto y acción cotidiana concreta).
  • Los proceso  de resolución de problemas, prever líneas de acción que permitan resolver el problema (posibilidades)

 

Your imagination is the catalyst for the transformation of knowledge into new ideas. - Tina Seelig

 

Una vez se ha realizado el volcado de hechos y se ha recogido la información , se pasa a una fase de convergencia, en la que se seleccionan los hechos que contienen información interesante y que vemos claro que , resolviendo el problema que hay debajo de ese hecho, podríamos encontrar caminos que dieran solución (en parte) a ese reto.

 

ALGUNAS TÉCNICAS QUE DEBE CONOCER EL DOCENTE  PARA POTENCIAR LA OBSERVACIÓN.

1)    EJERCICIO DE MEMORIA. Se trata de desarrollar en el alumno la memoria visual y que expongan todos sus recuerdos sobre un hecho, lugar  o situación.

El objetivo es que los alumnos se den cuenta de lo limitado que es nuestro cerebro recordando detalles o hechos que hemos vivido en un momento concreto. Por ello, todo observador debe seguir  “el principio de la libreta”, siempre debemos apuntar hechos, elementos de una situación para rescatar la mayor información posible para una investigación.

2)    VER  SIN OIR. Se trata de desarrollar la agudeza visual y no despistarnos por sonidos o explicaciones del contenido que puedan modificar lo que  investigamos.

El objetivo es ser capaces de comenzar a observar y extraer conclusiones de su propia visión.

3)    VER Y OIR. Se trata de complementar la agudeza auditiva y visual y ser capaz de sintetizar lo observado.

El objetivo de este método es obtener toda la información posible según la información visual y auditiva que provee el entorno. El alumno debe desarrollar su capacidad de síntesis reflejando por escrito un informe del hecho que ha estudiado directamente.

 

1)    MAPA DE EMPATÍA.

Debemos de ser capaces de conocer bien a las personas que son parte de ese problema o investigación, para ellos debemos enseñar a los alumnos a mirar con otros ojos, con os ojos de la persona objeto de estudio.

El objetivo básico del uso de la matriz es ajustar nuestro estudio lo máximo posible conociendo cómo es, qué oye y qué vé,  cómo se siente y qué piensa ese sujeto.

  

Plantilla para elaborar nuestro mapa. Enlace a la plantilla

Vídeo explicativo: