METODOLOGÍAS ACTIVAS Y EVALUACIÓN

La evaluación no puede ser considerada una actividad indenpendiente del resto de procesos que se desarrollan en el aula. Por el contrario, enseñanza, aprendizaje y evaluación deben conformar un todo armónico en el diseño y en el desarrollo de las actividades educativas.

Indudablemente, la evaluación es una actividad muy compleja que, con el paso del tiempo, se ha quedado reducida en muchos casos a su función calificadora claramente orientada a la certificación, perdiendo por el camino el resto de funciones que debe desempeñar en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

En el caso de actividades donde el alumnado puede y debe desplegar sus Entornos Personales de Aprendizaje, y en general en todas aquellas actividades basadas en metodologías activas, la revisión de los modelos de evaluación que empleamos debe ser aún más intensiva, ya que los aprendizajes que se dan en este tipo de actividades no encajan bien dentro de modelos de evaluación centrados en los tradicionales exámenes.

Por el contrario, estos aprendizajes centrados en modelos de 'learning by doing' ponen el énfasis en el desarrollo de competencias, en la adquisición de destrezas y habilidades, en la reflexión sobre actitudes y valores... y todo esto se 'mide' difícilmente en un examen.

 

evaluacion
Measuring time, por Louise Docker (CC BY)