Recursos para diseñar rúbricas

En la página Create a Rubric viene muy bien descrito el proceso de creación de una rúbrica, tanto de las denominadas rúbricas analíticas (aquellas que tienen en cuenta cada aspecto o competencia de forma independiente) como de las denominadas rúbricas holísticas o comprehensivas (las que valoran el desempeño del alumnado o la calidad del producto de forma integral).

Aunque se puede crear una rúbrica usando una suite ofimática, por ejemplo con un editor de hojas de cálculo, hay algunas herramientas gratuitas en la red que permiten crear rúbricas e incluso ofrecen distintas plantillas para dar un aspecto más personalizado a la rúbrica resultante, es el caso de rubistar. Este servicio además incluye un buscador de rúbricas creadas y publicadas por otros usuarios, además de un tutorial que responde a varias cuestiones que cualquier usuario podría plantear a la hora de usar la herramienta.

COMO DISEÑAR UNA RÚBRICA DE EVALUACIÓN

Existen numerosas guías en la red para construir una rúbrica de valoración, aunque todas coinciden en algunas características comunes:

  1. Identificar con claridad el producto que se espera obtener y que se quiere evaluar.
  2. Describir con claridad las distintas competencias (conocimientos, habilidades, actitudes) que entran en juego para el desarrollo de ese producto, o bien las características o aspectos más elementales del mismo. Puede ayudar identificar un buen modelo.
  3. Describir con la mayor claridad posible los distintos niveles en la consecución de cada competencia o aspecto del producto final de tal manera que el alumnado sea capaz de identificar el nivel de excelencia alcanzado. La rúbrica debe incluir tantos niveles en la gradación de las competencias como sean necesarios para que el alumnado pueda encontrar con claridad el nivel alcanzado, procurando que exista una homogeneidad en el número de niveles elegidos.
  4. Evaluar la matriz resultante.

Aunque no es obligatorio incluir evidencias para cada uno de los niveles de consecución de cada competencia suele ser útil para ayudar al alumnado a situar correctamente tanto su punto de inicio (en el caso de competencias), y el resultado final (tanto para competencias como para aspectos del producto desarrollado).

Suele ser una actividad muy interesante negociar la matriz con el alumnado, o incluso convertir en una actividad el desarrollo de la misma (la imagen que hemos utilizado para ilustrar esta página es una rúbrica para un projecto de PBL diseñada por los propios estudiantes). En cualquier caso el alumnado debe tener acceso a la misma antes de iniciar su trabajo para conocer el marco en el que se debería desarrollar.

 

rubrica para un proyecto PBL
PBL Rubric, por Kathy Cassidy con licencia (CC BY-NC-SA)