Ámbito académico-organizativo

El grupo de tutores, en colaboración con la dirección de la actividad, debe preparar la agenda del curso y las diferentes interacciones entre alumnos y tutoría u otros expertos o sesiones virtuales que se pudieran organizar.


Desde la tutoría, se debe informar del comienzo y finalización de cada bloque así como de fechas de entrega de trabajos y tareas. Una de las principales características de un curso en línea es la autonomía del alumno en su proceso de aprendizaje, pero ésta queda delimitada por la propia planificación de la acción formativa y el necesario apoyo a la colaboración e interacción entre participantes. En este sentido, existen fechas de obligado cumplimiento que el alumno debe respetar y sobre las que la tutoría debe informar y hacer cumplir.


Es conveniente prevenir las posibles dificultades y problemas de aprendizaje que pudieran surgir y cuando éstos afloren, aclarar las dudas y estar atento al desarrollo de los procesos de aprendizaje de cada uno de los estudiantes, proporcionando el apoyo necesario a los más rezagados. Se debe mantener informado a la asesora responsable de la actividad sobre la marcha del grupo, especialmente en cuanto a los abandonos que se puedan producir.


El tutor debe llevar al día su trabajo tutorial, procurando contestar a los mensajes en un plazo no superior a 24 horas (48 horas en caso de que sea fin de semana). Este plazo debe ser tanto para la respuesta a los mensajes de los alumnos de su grupo en los foros como para la corrección de las tareas. Respecto a éstas excepcionalmente, y sólo cuando requieran la intervención de otras personas  o sean especialmente complejas, se podrá demorar su evaluación, previo acuerdo con la asesora responsable del curso. La rapidez en la respuesta es uno de los valores más apreciados por los alumnos y el que puede conseguir mayor grado de fidelidad al curso.

Corresponde a la tutoría la evaluación de las tareas realizadas por los alumnos. Se debe valorar las tareas según los criterios que hayan sido establecidos y en coordinación con los otros componentes del equipo de tutores. La evaluación debe tener un enfoque formativo, de tal modo que se explique los elementos positivos y negativos de los trabajos realizados, planteando alternativas y sugerencias de mejora. En las primeras tareas a realizar por el alumno el tutor debe comprobar que los objetivos de las mismas se consiguen: navegar correctamente por el aula virtual, modificar el perfil y manejar correctamente los mecanismos de comunicación en la plataforma para el buen desarrollo posterior del  curso.

En el foro de presentación que hay en cada curso, el primer día de apertura del curso, el tutor debe hacer una presentación que sirva como  ejemplo para el resto del alumnado de su grupo. Debe responder a cada uno de los alumnos que intervienen con una respuesta personalizada en función de la información que suministre el propio alumno.

Cuando un alumno utilice la mensajería interna para comunicar un problema el tutor debe hacerle indicación de la procedencia de esa pregunta pero en el foro para que la respuesta llegue a todos los alumnos que tengan esa duda cuando se les plantee.  La mensajería interna debe utilizarse sólo para cuestiones personales.

En la guía didáctica del curso quedará indicado las actividades que son de obligatoria realización para obtener la correspondiente certificación de superación del curso. Los trabajos podrán ser de varios tipos:

• Test de autoevaluación: conjunto de preguntas cerradas.
• Ejercicios prácticos corregidos y evaluados por el tutor.
• Análisis y estudio de situaciones educativas o casos en preguntas abiertas.
• Proyecto final: trabajo en el que el alumno debe aplicar los conocimientos adquiridos durante la realización del curso.

Con respecto a la evaluación:

"Para obtener la certificación de horas del cursos será necesario que se realicen todas las actividades que se encuentran en cada uno de los bloques de contenidos en los que se divide el curso, el trabajo final, y que el tutor correspondiente califique todas las tareas como Aptas."

Al final del curso el tutor debe elaborar el correspondiente informe tutorial de evaluación, utilizando las herramientas que la propia plataforma proporciona, en el que se especifique los alumnos que han superado el curso y otros detalles sobre su desarrollo.

La tutoría cumple también una función de nexo y colaboración con la institución. En este sentido, el tutor debe colaborar y mantener los contactos convenientes con la dirección de la actividad y conocer los fundamentos, estructura, posibilidades y la metodología del programa de Formación de Profesorado en red. El director de la actividad elaborará un informe final del curso en el que se valore la labor tutorial desarrollada.

Con el fin de facilitar la colaboración y comunicación entre los tutores de cada curso y de éstos con la asesoría responsable, existe un espacio denominado "Espacio de tutoría" en la categoría Formación en red de la plataforma de formación.