Orientar y asesorar a los alumnos a lo largo del proceso de formación

Anotación

El tutor puede sugerir la lectura de artículos novedosos, recomendar la lectura de algunos libros que aparezcan en el mercado, pero también puede enviar consejos sobre, por ejemplo, cómo realizar una tarea.

Una de las funciones principales que desarrollan los tutores es la de orientar y asesorar a los alumnos. El tutor debe resolver las dudas que surjan, ofrecer información que complete la formación del alumno, enviar consejos y sugerencias sobre determinados aspectos y advertir de las fechas de comienzo y clausura de temas y módulos así como de actividades y tareas. Para ello, los tutores deben:

Ayudar a los alumnos en los primeros momentos del curso a familiarizarse con la plataforma, con los contenidos y con las herramientas de comunicación.

Conocer y familiarizarse con los alumnos, sus características y condiciones desde el comienzo del curso. Los tutores deben acceder a información acerca de las características de los alumnos que tutorizarán: características personales, laborales, así como cualquier otra información que pueda ser relevante. Para ello promoverá que los alumnos redacten su propia página personal, así como su presentación al grupo.

Leyendo en un avión

 kalleboo en Flickr, licencia Creative Commons

Resolver las dudas que se le presenten a los alumnos a lo largo del curso. Es habitual que, durante el desarrollo del curso, al alumno se le presenten dudas y problemas que no puede solucionar por él mismo. En este sentido se hace imprescindible que el tutor tenga una adecuada capacidad de respuesta para poder resolverlas.

Actuar como facilitador de la información, posibilitando que el alumno acceda a recursos y páginas de interés. El tutor puede sugerir la lectura de ciertos artículos así como la visita de aquellas páginas que completen, de alguna manera, su formación pero, también, puede partir del propio alumno el interés por ampliar información sobre ciertos temas. El tutor debe estar preparado para ofrecer una adecuada respuesta a estas necesidades y mostrar un conocimiento de todos aquellos recursos que pueden ser útiles a los alumnos en su aprendizaje.

conversación

Elena Brito (Pelusa). Licencia CC BY_NC_ND 3.0

Enviar consejos, sugerencias y aclarar dudas sobre el contenido y metodología empleando, para ello, alguna de las herramientas de comunicación tales como el foro o el tablón de anuncios. Como en el caso anterior, el tutor puede sugerir la lectura de artículos novedosos, recomendar la lectura de algunos libros que aparezcan en el mercado, pero también puede enviar consejos sobre, por ejemplo, cómo realizar una tarea. Errores de anteriores alumnos en una determinada actividad pueden servir como ayuda para que otros no incurran en el mismo, dudas que suelen aparecer al realizarlas, etc. Ser capaz de comunicarlo a los alumnos mediante alguna de las herramientas de comunicación va a suponer una ayuda para el alumno.

Informar del comienzo y finalización de cada módulo y tema así como de fechas de entrega de trabajos y tareas. Una de las principales características de un curso de teleformación es la autonomía del alumno en su proceso de aprendizaje, pero ésta queda delimitada por la propia planificación de la acción formativa; en este sentido existen fechas de obligado cumplimiento que el alumno debe respetar y en la que el tutor se encuentra obligado a informar.

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution Share Alike 3.0 License