1.2.2. La rúbrica como Instrumentos de evaluación de competencias

En el nuevo paradigma de la educación, las rúbricas o matrices de valoración son un recurso fundamental para una evaluación integral y formativa, pero también como un instrumento de orientación y evaluación de la práctica educativa. Su uso encuentra su sentido en que añaden un valor más auténtico y real a las calificaciones tradicionales expresadas en números o letras (Navarro, et al., 2009).

La elaboración de rúbricas, a partir de los indicadores de evaluación, permite determinar la adquisición de los aprendizajes mediante la definición de grados de dominio del desempeño de la competencia y tienen en cuenta todas las dimensiones de las competencias: tanto la cognitiva, la instrumental y la actitudinal, de menor a mayor complejidad. Estos aprendizajes se distribuyen según cuatro, cinco, o seis niveles.

Al hacer la rúbrica, es esencial señalar con claridad los indicadores, además de graduarlos de menor a mayor  complejidad y realizar la contextualización adecuada para cada uno de ellos según la tarea a la que se refiera el desempeño.

El mejor ejemplo de una rúbrica bien elaborada, es el que se refiere al Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas (ver documento adjunto).