Potencialidades

Hemos de destacar que, a pesar de las dificultades, el alumnado con TDAH tiene también un gran número de potencialidades. En ocasiones, los profesionales que nos relacionamos con niñas y niños con TDAH vemos cómo se muestran motivados, competentes y alegres en algunas facetas de su vida. Como ha quedado claro con lo dicho anteriormente, el contexto escolar es un medio arduo para este alumnado. Aun así, ciertas características que están relacionadas con este diagnóstico nos permiten hablar de las potencialidades del alumnado con TDAH en la escuela:

  • Espontaneidad y curiosidad: todas las personas somos curiosas, pero el bajo nivel de inhibición, por la alta impulsividad, hará que pregunten con frecuencia e inquisitivamente sobre aquello que les interesa. Aprendamos a valorarlo y gestionarlo, no lo entendamos como una interrupción. También pueden ser grandes experimentadores/as, pues sienten la necesidad de comprobar o ver por sus propios ojos aquello que se les dice. En ocasiones, su interés es tal que se pueden meter en líos o ponerse en riesgo.
  • Creatividad y capacidad de innovación: un perfil cognitivo diferente, en ocasiones, arroja producciones originales. En muchos casos tenemos alumnos y alumnas con una capacidad de pensamiento divergente enorme. Son capaces de darle la vuelta al uso de una herramienta, encontrar un nuevo uso de cualquier instrumento o enlazar información proveniente de contextos muy diferentes. Esta creatividad, sumada a la espontaneidad anteriormente indicada, les hace gente curiosa y en situación de ser motivados por temas académicos. La clave está en encontrar las metodologías adecuadas.
  • Energía: si bien su atención en ocasiones no les permite emprender esfuerzos prolongados y planificados, si la tarea les atrae, son buenos ejecutores y pueden volcar toda su actividad en el trabajo encomendado. Como hemos visto en el Tema 1, en este alumnado es común la hiperfocalización.
  • Reto educativo: si somos optimistas, podemos darle la vuelta a la tortilla y entender que cuando trabajamos con alumnado con TDAH, en realidad, nos enfrentamos a un reto que como educadoras y educadores estamos en disposición de afrontar y que nos permitirá aprender sobre nuestra propia práctica educativa. Como ejemplo, valga la idea de que si logramos motivar y generar atención en estudiantes con TDAH, podremos lograrlo también con la mayor parte del alumnado.
  • Están deseando acumular experiencias de éxito: responden excepcionalmente bien al refuerzo debido a la escasez con que se les dispensa. Es fundamental para su autoestima y autoconcepto académico.

No hay nada más terapéutico para un alumno con TDAH que el éxito escolar.

creatividad

Imagen de Irisisi, 2008,CC BY-NC 2.0

Ficha

Puede descargar la ficha "Potencialidades alumnado TDAH" desde aquí (formato PDF)