Leer en el móvil

El teléfono móvil es un dispositivo de lectura más, que se lleva siempre encima y que poco a poco está desplazando a tabletas y lectores de libros electrónicos. Según la encuesta Hábitos de lectura y compra de libros en España 2012, el 12,9% de las personas que leían en soporte digital lo hacían en el móvil. Considerando que con respecto a la encuesta anterior, de 2010, el porcentaje había aumentado en 6 puntos y que el tamaño de los dispositivos ha crecido ostensiblemente desde entonces, parece una tendencia claramente al alta.

Hay centros que llevan algún tiempo explorando las posibilidades de la lectura en el móvil. Por ejemplo, el IES Güímar, en el contexto de las líneas de acción para fomentar la bibliomovilidad, ha diseñado un plan lector digital que complementa al que se realiza para el alumnado de la ESO. A través de un documento que se distribuye cada quincena, el alumnado puede acceder, escaneando los correspondientes códigos QR, a las lecturas elegidas, que siempre incluyen:

  • El primer capítulo de alguna novela.
  • El periódico digital del centro, dedicado a la lectura.
  • Alguna producción realizada por el alumnado.

Cuentan, además, con una biblioteca móvil, compuesta por paneles informativos que dan acceso, entre otras cosas, a contenidos multimedia relacionados con las últimas novedades y a tráileres de películas.

Otra experiencia interesante es la realizada en el IES Beatriz Galindo, Sacad los móviles, vamos a leer.

Historias en formato chat

Los diálogos son diálogos donde quiera que se lean y en el móvil se adaptan perfectamente al medio. Por eso están surgiendo aplicaciones que emulan sistemas de mensajería para distribuir historias breves en formato chat, chat stories, que avanzan con un toque en la pantalla.

La más popular es Hoocked, que cuenta con un amplio catálogo de distintas temáticas y permite publicar historias propias, de forma individual o colaborativa. Su propósito declarado es enganchar a la lectura a personas adolescentes y jóvenes, ofreciéndoles este nuevo tipo de narrativa breve, cuyas piezas no requieren más de cinco minutos de atención.

Elaboración propia. Chat stories (CC BY-NC-SA)

Reflexión

¿Es esto leer? ¿Leer historias en formato chat es leer de verdad?