¿Pero leen o no leen?

Existe la percepción de que el alumnado no lee, salvo por obligación, y en ocasiones se pulsa un cierto desánimo en el profesorado, pero veamos qué indican los datos de los que disponemos.

La encuesta Hábitos de lectura y compra de libros en España 2012 revela que la totalidad de los niños y niñas de 10 a 13 años lee con una frecuencia al menos trimestral en cualquier formato. Por tipo de lectura, el 100% lee libros, el 47% lee revistas, el 26,3% lee periódicos y el 36,3% lee cómics.
Además de por motivos escolares, el 84,6% manifiesta leer en el tiempo libre y muy mayoritariamente al menos una vez a la semana.
El porcentaje de lectura digital frecuente es del 45,7% y los productos más leídos en este formato son webs, blogs, foros (40,7%), libros (13,1%), periódicos (7,3%), cómics (4,5%) y revistas (3,5%).

La Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España 2014-2015, referidos al conjunto de la población española de 15 años en adelante, indica que el grupo más lector es el de las personas entre 15 y 19 años, con un 90% que manifiesta haber leído durante el último año, porcentaje 10 puntos superior al del siguiente grupo de edad y más de 25 al de la media de la población. Esta encuesta no especifica en qué contextos se realiza la lectura, pero en la citada anteriormente, un 70% de la población entre 14 y 24 años declara leer en su tiempo libre, el 40% con frecuencia.

Para la población menor de 10 años no existen datos así estructurados, pero en el informe Los libros infantiles y juveniles en España 2014-2015 se muestra la consolidación del sector, destacando la amplia visibilidad de la literatura infantil y juvenil a nivel social, el incremento de la oferta editorial, su progresiva diferenciación respecto al ámbito escolar, la especialización de muchas editoriales en esa línea de edición y el creciente espacio comercial y de difusión de los títulos infantiles y juveniles.

Infografía sobre hábitos de lectura en la infancia y la juventud.
(Clic para desplegar).

Elaboración propia. Hábitos de lectura en la infancia y la juventud (CC BY-NC-SA)

Al lado de esos datos constatamos hechos como:

  • El auge de la fanfiction, relatos de ficción basados en un libro, una película, un programa de televisión o cualquier otro tipo de obra ya creada, escritos y consumidos mayoritariamente por población adolescente y joven.
  • El boom de la poesía 2.0, escrita por autores y autoras muy jóvenes, como su público, y difundida a través de las redes.
  • La pujanza de las comunidades lectoras de ese grupo de edad en Internet, con altísima participación en foros, blogs, redes sociales...
  • La aparición de figuras como los y las booktuber, que producen vídeos reseñando y recomendando libros, sobre todo de literatura juvenil, seguidos por miles de personas. Atención a lo que dice uno de los más populares, Sebastián García Mouret, que cuenta con más de doscientas mil personas suscritas a su canal El coleccionista de mundos. Empieza así: "Hoy vengo a decir algo que seguramente sorprenda a muchos: los jovenes leemos".

Son interesantes, también, las conclusiones de uno de los responsables de la actividad Institutos Lectores, encuadrada en el programa Biblioteca Extramuros de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, sobre los hábitos de lectura y ocio juvenil.

No tenemos varita mágica, pero sí certezas: los jóvenes leen, y existen grandes profesionales en cada centro educativo que trabajan y se implican, incluso fuera de su jornada laboral, para demostrarlo.

Lorenzo A. Soto Helguera

Reflexión

¿Qué está ocurriendo entonces? ¿Por qué existe la percepción de que, el alumnado, una vez superada la infancia, no lee? ¿Es posible que sea porque desconocemos sus hábitos lectores? ¿Quizá porque sus lecturas están fuera del canon tradicional centrado en el libro de papel? ¿Porque no siempre siguen nuestras prescripciones?