Habilidades para el proceso creativo: Divergencia, Convergencia y Aplazamiento de juicio

Divergencia

Como dice Juan Pastor en algunos de sus artículos"El Pensamiento Divergente no se restringe a un plano único, sino que se mueve en planos múltiples y simultáneos. Se caracteriza por mirar desde diferentes perspectivas y encontrar más de una solución frente a un desafío o problema. Actúa removiendo supuestos, desarticulando esquemas, flexibilizando posiciones y produciendo nuevas conexiones. Es un pensamiento sin límites que explora y abre caminos, frecuentemente hacia lo insólito y original. De esta manera y en un sentido similar, De Bono habla de pensamiento lateral orientado a la destrucción de esquemas y a un conjunto de procesos para generar nuevas ideas mediante una estructuración perspicaz de los conceptos disponibles en la mente. La divergencia es un aspecto fundamental del proceso creativo, sin embargo, la propia definición de creatividad requiere de la convergencia para alcanzar un resultado."

 Las habilidades relacionadas con la divergencia, hacen referencia a la cantidad y no a la calidad. En procesos de divergencia los equipos se dedican a generar multitud de opciones para el momento, ya sean ideas, modos de observar o de obtener información, número de preguntas alrededor de un reto, etc. En la divergencia, lo que importa es la cantidad.

Convergencia

 La convergencia  según Juan Pastor, " se emplea para resolver problemas bien definidos cuya característica es tener una solución única, se mueve en una dirección, en un plano. En estos casos se enfrenta un universo cerrado, con límites definidos, con elementos y propiedades conocidas desde el comienzo, que no varían a medida que avanza el proceso de búsqueda de una solución. Un problema característico de tipo convergente es la pregunta de selección múltiple, que es en su totalidad cerrada. En este caso no se construye una respuesta sino que se identifica la correcta. El pensamiento se desplaza siguiendo una secuencia prevista, es conducido por un camino ya trazado. El énfasis exagerado en situaciones de este tipo puede llegar a ser extremadamente limitante, debido a que salvo situaciones matemáticas, lógicas u otras similares, lo usual es que muchos problemas admitan numerosas respuestas, y no es esperable que estén definidas en alguna parte (por ejemplo los problemas personales o de convivencia no tienen nunca respuesta correcta, tienen respuestas o soluciones adecuadas según las personas comprometidas, las variables que se consideren y las consecuencias esperadas).

Aplazamiento de juicio

La tercera habilidad del proceso creativo, y quizá la más importante de todas, es la de tener la capacidad de separar los momentos de divergencia y de convergencia a lo largo del proceso. A esto se le llama "aplazamiento de juicio".

Muchas veces, cuando estamos generando ideas, ya sea a nivel individual o en grupo, tendemos a juzgar y valorar las ideas según las estamos manifestando. Esto está bien, esto está mal, esto ya lo hemos intentado antes, esto no va a ser aceptado, no tenemos recursos para ello... Todo eso son enjuiciamientos sobre nuestras ideas, y deben existir porque nos dan  un rumbo que seguir. El problema es que muchas veces, mezclamos los momentos de divergencia y los de convergencia y no los separamos. Es como si estuviéramos pisando a la vez el pedal del acelerador y de freno de un coche; el efecto que conseguimos es quedarnos en el mismo punto, y además, destrozamos el motor. En nuestro caso, el motor es la capacidad creativa del equipo.

Para poner en práctica el aplazamiento de juicio, basta con tomar conciencia y separar en el tiempo los procesos. Si por ejemplo estamos en un momento en el que estamos queriendo idear soluciones para mejorar la experiencia de las personas mayores en el metro, podemos marcar las reglas del juego de la siguiente manera:

  • 30 minutos iniciales en fase divergente, esto es, se admiten todas las ideas que se nos ocurran, sin juicio (positivo ni negativo); en esta fase lo que buscamos es cantidad de ideas. 
  • Descanso 5 min
  • 30 minutos en fase convergente, es decir, seleccionamos aquella idea/s que, en función de los criterios que el grupo haya marcado, sean las óptimas. Aquí sí que incluimos el juicio y valoramos la viabilidad, lo creativo de la idea, si es aplicable en el corto, medio o largo plazo, etc...

Para garantizar una correcta puesta en marcha de las habilidades, siempre recomendamos que dentro del equipo, exista una figura a la que llamamos "facilitador" que vele por el cumplimiento del proceso, es decir, que tenga una escucha activa respecto a cómo están interviniendo los participantes, y si esas intervenciones cumplen las reglas de divergencia, convergencia y aplazamiento de juicio.