La formación en el aula.

Ahora que ya sabemos qué es un proceso de innovación centrada en las personas, ¿cómo se relaciona esto con la formación en el aula?

Para que seamos capaces de transformar las metodologías de aprendizaje en algo experiencial, donde los alumnos puedan aprender a través del aprendizaje por proyectos, centrándonos en desarrollar habilidades múltiples, etc, lo primero que debemos hacer es saber qué es y cómo funciona un proceso de innovación centrado en las personas, cómo funciona desde el punto de vista creativo, y cuáles son los pasos a seguir cuando hablamos de un proyecto de innovación basado en las personas. 

Una vez que sepamos cómo es un proceso de creación centrada en las personas y cuáles son sus bases, podremos entonces llevar a cabo cualquier reto que tenga como centro las personas, y en este caso, los estudiantes: ya sea un trabajo de investigación sobre un poeta, comprender las leyes físicas que hacen posible que una rueda gire, o simplemente detectar qué necesidades tienen las personas, y pensar cómo podríamos satisfacer sus necesidades a través de la ideación de nuevas soluciones. Es decir, podremos incorporar cualquier tema de trabajo y seguir usando el mismo proceso y  puede servir para idear un nuevo producto o servicio, una nueva solución, una nueva manera de lanzar un proyecto adelante, o simplemente, como proceso de aprendizaje. 

Este procedimiento o estos pasos a seguir por los alumnos, se basa en los mismos pasos que siguen las empresas que aplican procesos de innovación centrada en las personas. En la literatura universal existen infinidad de procesos de innovación preestablecidos, si bien, la mayoría de ellos cumplen con una serie de pasos que hemos determinado en este curso y que son la base del desarrollo de cualquier solución creativa a un problema planteado.

IDEAMike Linksvayer Public Domain

Normalmente partimos de una situación difusa, en la que no sabemos realmente qué problema tenemos que resolver.  Por ejemplo, si alguien nos pidiera ideas para mejorar la calidad de vida de los vecinos de una comunidad, tenemos un punto de partida difuso, porque no sabemos exactamente cuáles son las cosas que están sucediendo, y que hacen que esa vecindad pueda mejorar la calidad de vida de sus vecinos. No sabemos qué entienden los vecinos por calidad de vida, qué les gustaría que pasara, cómo perciben su situación actual y cómo se imaginan su situación futura en la comunidad... Es decir, nunca sabemos a priori, cuál será la interpretación del problema más acertada.

Por tanto, el primer paso del proceso será un proceso de observación de los elementos que estén relacionados con el problema que queremos solucionar, y que nos dé una perspectiva más amplia del problema y de su relación con los usuarios.

En esta fase de observación, surgirán preguntas y cuestionamientos en los participantes que pondrán el foco de atención en las necesidades detectadas y que reformularán el punto de partida para hacerlo más cercano a la realidad detectada y a las necesidades de las personas afectadas. En este segundo estadio es cuando decimos que realizamos un trabajo de generación de retos y/o reformulación del problema.

A partir de ahí se inicia el tercer estadio o fase del proceso, que es el conocido por la mayoría y que tiene que ver con la creatividad y la generación de ideas. En este paso también se incluyen elementos que permitan iterar sobre las soluciones, y construir prototipos capaces de contener los atributos esenciales de la idea, con tal de poder mostrarlas a los usuarios y conocer su opinión para incorporar el aprendizaje en las siguientes iteraciones del producto o del proceso. 

Existe también un paso necesario cuando hablamos de organizaciones empresariales, que es darle a la idea la dimensión económica. Es decir, aunque las ideas se han prototipado para mostrarlas a los usuarios y, por tanto, se ha aprendido lo que gusta, lo que no, lo que falta, lo que sobra... se realizan posteriormente otros ajustes relacionados con la capacidad de la idea para aportar valor, para tener un modelo de ingreso rentable, etc. 

 Vamos a centrar este curso en detectar un método de trabajo para llevar a cabo la creatividad y la innovación en el día a día, basándonos en el desarrollo de aquellos aspectos que están dentro de las cualidades del individuo y que tiene que ver con su actitud, sus habilidades creativas, y cómo las podemos poner dentro de un proceso para llevar a cabo cualquier desarrollo de proyecto. E incluso, daremos un paso allá para saber cómo podemos formar a los alumnos cuando su aprendizaje se basa en el descubrimiento de su propio aprendizaje, ya sea aplicado al mundo de las ciencias, de las artes, de la literatura, etc… Aprenderemos a formular retos en el aula y a instruirles para que los alumnos sean protagonistas de su propio aprendizaje.