Portafolio educativo

Si un e-portafolio es un sistema digital que permite documentar eventos o productos relevantes para el autor de manera crítica y reflexiva un e-portafolio académico hace referencia a muestras de aprendizaje seleccionadas en el contexto escolar, universitario y formativo en general.

El portafolio académico es quizá el más extendido de los que se presentan por el ámbito de actuación que abarca. Escuelas y universidades de numerosos países utilizan este sistema como evaluación interna y externa, local y nacionalmente (sobre todo en América del Norte y Australia y cada vez más en Europa).

Por sus características de respuesta a una demanda formativa basada en la promoción, acreditación y titulación el e-portafolio académico es un instrumento altamente formalizado en muchos casos. La institución educativa acostumbra a facilitar una plantilla a seguir que es homogénea a través de diferentes programas de estudio y el estudiante ha de llenar los campos de la mejor manera posible (student e-portfolio). Lo mismo sucede si el e-portafolio que se presenta refleja el trabajo profesional de un profesor (teaching e-portfolio) en una institución educativa. A pesar de su formalización el e-portafolio del estudiante o del profesor ha de contar con unos mínimos de libertad de decisión y se recomienda que esté básicamente administrado por él mismo.

En relación a los estudiantes los e-portafolios, normalmente, responden a dos perspectivas que no se excluyen entre ellas. La primera de carácter más puntual y la segunda más evolutiva, lo que en la mayor parte de casos se corresponde a una evaluación sumativa y formativa, respectivamente. La perspectiva de carácter más puntual viene representada por los mejores trabajos que son capaces de realizar los alumnos en un periodo muy determinado (normalmente un semestre o un curso académico). La perspectiva de carácter más evolutivo no pone tanto el énfasis en la producción final de los trabajos excelentes de los alumnos como en la progresión que estos han seguido y el nivel de mejora que se manifiesta entre el inicio del periodo académico marcado y su final. Esta segunda perspectiva es muy importante para la percepción de logro del alumno que a menudo no es consciente de que va aprendiendo y de este modo tiene una evidencia clara de su mejora en una habilidad concreta. Un ejemplo de la primera perspectiva más puntual y sumativa que tiene en cuenta el resultado de aprendizaje sería la presentación de las mejores redacciones en lengua extranjera realizadas por alumnos a lo largo de un curso de educación secundaria (previo establecimiento de criterios de valoración que tengan en cuenta, por ejemplo, gramática básica, vocabulario implicado, sintaxis ajustada, género discursivo y registro correspondiente, entre otros). Un ejemplo de la segunda perspectiva puede ser representada por estos mismos alumnos de educación secundaria a los que se les pide una traducción de un texto de la lengua materna a la lengua extranjera de estudio el primer mes de clase y otro texto o el mismo al final del trimestre o curso. En esta captación diferida y distribuida en dos momentos a lo largo del tiempo el alumno tiene elementos de progreso suficientes para evidenciar el cambio y, en concreto, el progreso que ha realizado en esta área curricular.

En relación a los profesores el e-portafolio acostumbra a seguir un esquema basado en las competencias básicas y específicas que es deseable que un profesor ponga en práctica. Una parte posterior de este curso trata monográficamente de este tipo de portafolio.

Para consultar ejemplos de e-portafolios académicos:

En el siguiente vídeo, se muestra un resumen del concepto y creación de un portafolio de evidencias educativas.

Portafolio de evidencias. Lily Preciado.