Características del e-Learning

CARACTERÍSTICAS DEL E-LEARNING

El e-learning tiene una serie de características específicas que lo diferencian de otras modalidades de formación.

Resulta importante conocer las características de este tipo de formación porque así vamos a poder extraer toda la rentabilidad pedagógica al esfuerzo que supone diseñar una acción de formación a través de Internet.

Algunas de las características citadas de este tipo de formación son las que enunciamos a continuación:

  • Independencia espacio-temporal. Tanto alumnos como tutores pueden participar desde cualquier lugar del mundo y a cualquier hora. Será preciso primar formas de comunicación sincrónas y asincrónas, principalmente a través de herramientas como el correo electrónico, el chat, los foros de discusión, las videoconferencias o las redes sociales.
  • Diversidad metodológica. Según el modelo de diseño pedagógico que adoptemos, el e-learning puede permitir tanto la autoinstrucción como el aprendizaje colaborativo de grupos en el que las personas que lo constituyen están geográficamente separados.
  • Mayor número de destinatarios. En la medida en que e-learning se desarrolla en plataformas tecnológicas, ello nos permite que la formación pueda dirigirse a una audiencia muy amplia, por lo que tenemos que estar preparados para adaptar nuestra formación y modo de interactuar a las demandas con las que nos vayamos encontrando. El número de alumnos deberá de estar en proporción al número de tutores o docentes en una acción de formación. Para los organizadores de este curso en el que estás inscrito, la ratio más adecuada está en torno a un tutor cada 35-40 alumnos.
  • Multimedia. Las acciones de formación a través de e-learning pueden utilizar como contenidos toda una amplia variedad de recursos digitales que, bien son de elaboración propia o bien son utilizados de entre los diferentes repositorios de textos, vídeos, audios, imágenes, animaciones que existen actualmente en Internet y que son de acceso libre.
  • Control del aprendizaje por parte del alumno. Las acciones de formación a través de Internet suelen permitir que los alumnos controlen su propio avance a lo largo del curso. Los alumnos pueden elegir profundizar en aquellos contenidos que les interesen a partir de la amplia variedad de recursos que se les ofrecen. 
  • Desaparecen las barreras espacio-temporales. Los estudiantes pueden realizar un curso en su casa o lugar de trabajo, estando accesibles los contenidos cualquier día a cualquier hora. Pudiendo de esta forma optimizar al máximo el tiempo dedicado a la formación. Solo precisan de una conexión a internet.
  • Formación flexible. La diversidad de métodos y recursos empleados, facilita el que nos podamos adaptar a las características y necesidades de los estudiantes.
  • El alumno es el centro de los procesos de enseñanza-aprendizaje y participa de manera activa en la construcción de sus conocimientos, teniendo capacidad para decidir el itinerario formativo más acorde con sus intereses.
  • El profesor, pasa de ser un mero transmisor de contenidos a un tutor que orienta, guía, ayuda y facilita los procesos formativos.
  • Contenidos actualizados. Las novedades y recursos relacionados con el tema de estudio se pueden introducir de manera rápida en los contenidos, de forma que las enseñanzas estén totalmente actualizadas.
  • Comunicación constante entre los participantes, gracias a las herramientas que incorporan las plataformas e-learning (foros, chat, correo-electrónico, etc).
  • Comunicación bidireccional: Existe una impresión generalizada sobre la comunicación en la educación a distancia. Se piensa que el desarrollo de la misma es unidireccional. Esta impresión es errónea, en la educación a distancia la comunicación es bidireccional. 
  • Interactividad. Podemos identificar cuatro tipos de interacción que se producen en e-Learning, tanto sincrónica como asincrónicamente:

    • Alumno - interfaz. La interacción alumno-interfaz es fundamental en e-learning y se convierte en requisito necesario para que se produzca cualquier otro tipo de interacción. Esta interacción se produce cuando el alumno utiliza los instrumentos tecnológicos para realizar una determinada acción. Cuando un alumno accede a un curso de e-learning puede decidir en qué espacios acceder: área de formación, espacio de comunicaciones, blogs, recursos del curso, etc.
    • Alumno - contenidos. Este tipo de interacción es quizás la más llamativa porque es la que apoya en la adquisición de los contenidos y competencias a adquirir. Se suele afirmar que los contenidos deben de ser interactivos, en el sentido de permitir a los alumnos elegir la fuente de información en la que desean adquirirlos (texto, audio, vídeo...). Para ello, también se requiere que los contenidos de un curso estén bien estructurados y organizados y que permitan al alumno navegar de manera flexible por ellos para facilitar un aprendizaje significativo.
    • Alumno - tutor. La interactividad de los contenidos es importante, pero también lo es la interacción entre el alumno y el tutor. Ésta resulta imprescindible en los procesos de e-learning. El tutor será la persona encargada de guiar y orientar al alumno a lo largo del curso. Será también quien resuelva las dudas y problemas que se le vayan planteando a éste en el desarrollo del curso.
    • Alumno - alumno. Una última, y no menos importante, mirada a la interactividad es la que se produce entre los alumnos que participan en una acción de formación. La interacción alumno - alumno es otra de las claves del proceso de e-learning. El alumno no sólo interactuará con los contenidos y con el tutor a través de la interfaz del curso. A través de los espacios comunes de comunicación, existe la posibilidad de realizar tareas colaborativas con los compañeros.

"La interacción entre personas y recursos digitales, a través de las tecnologías de la información y comunicación, con un propósito de aprendizaje"

Definición de Betty Collins sobre e-learning.

Licencia de la imagen: Dominio público. Fuente de la imagen: Pixabay.

Para saber más: