Consejos prácticos para mantener estable el peso adecuado

  • Realiza todas las comidas del día, no suprimas ninguna.
  • Vigila el peso de las raciones. Puedes utilizar platos, tazas y copas de pequeño tamaño; recurre a menaje de cocina graduado para la preparación de las recetas; comparte platos en los restaurantes.
  • Elige aceite de oliva frente a otros tipos de aliños o salsas como mahonesas y similares.
  • Incluye primeros platos de origen vegetal y guarniciones también vegetales en los segundos platos de comidas y cenas (lechuga, tomate, pimiento, cebolla, zanahorias, patatas, arroz...).
  • Las frutas deben ser los alimentos de elección a la hora del postre, la merienda o si necesitas comer algo entre horas.
  • Duerme lo suficiente: un mínimo de 8 horas diarias.
  • Practica a diario ejercicio físico moderado, por ejemplo en forma de paseos (30-60 minutos). Los niños y adolescentes deben habituarse a realizar la actividad que corresponde a su situación.

A continuación se propone un ejemplo de menú para un adulto:

DESAYUNO

  • Una taza de café con leche semidesnatada.
  • Dos tostadas con una cucharada pequeña de mermelada.
  • Una pera o un zumo de naranja natural.

MEDIA MAÑANA

  • Dos mandarinas.

COMIDA

  • Macarrones con tomate, un plato.
  • Pollo asado (un cuarto) con guarnición de pimientos.
  • Macedonia de fresas con plátano y naranja, un cuenco.
  • Pan (un panecillo), agua.

MERIENDA

  • Una taza de café con leche semidesnatada.

CENA

  • Panaché de verduras (patatas, zanahorias, judías verdes), un plato.
  • Merluza a la romana (un filete pequeño) con guarnición de lechuga y maíz.
  • Piña al natural.