2.Composición y variedad de los menús

  • La estructura ideal de un menú saludable debe incluir, como base del primer plato o como guarnición del segundo, algún alimento del grupo de verduras y hortalizas o patatas, pasta, arroz, legumbres, maíz, etc. Un segundo plato  a elegir entre pescado, carne o huevos, que irá acompañado de las guarniciones previamente mencionadas. El postre será una fruta y como complemento, se podrá incluir un lácteo. La comida siempre irá acompañada de pan y agua.
  • El diseño de las dietas debe adaptarse a un modelo que contenga la mayor variedad posible de tipo de alimentos, haciendo especial hincapié en los alimentos vegetales: verduras y frutas y limitando los alimentos con mayor valor energético pero escaso contenido de nutrientes. Se deben consumir distintos alimentos alternando entre los de cada grupo porque pueden tener contenidos muy diferentes de nutrientes dentro del mismo.
  • El criterio de variedad de los menús debe contemplar, además de variedad en los alimentos, la de sus formas de elaboración, diversificando los procesos culinarios (hervidos, plancha, fritos, estofados, etc.) y de presentación, que debe resultar atractiva.
  • Se deberá controlar el volumen, el tamaño de las raciones y los ingredientes dentro del plato para tratar de conseguir que el escolar pueda comer el total del menú y no se quede exclusivamente en el consumo de aquello que le gusta.