Parte I. Observar Problemas


Según Tina Seelig las características de los grandes genios son: profundo dominio de un área del conocimiento, la curiosidad y su capacidad de observación.

No es aleatorio que la observación sea un “motor” motivador de la creatividad, la observación nos aporta una percepción profunda de los detalles más insignificantes que nos rodean pero que pueden ser determinantes para introducir una invención.

Parece sencillo, pero observar se nos escapa de las manos a muchas personas. Un buen observador, según J. Antonio Marina, es alguien que coge y selecciona información y que es capaz de darle sentido o utilidad a esa información.

Observar implica estar atentos a nuestra realidad y anotart esas observaciones (Principio de la libreta), para no dejar pasar ningún problema.

Llega el momento de investigar y detectar problemas del usuario (alumno/profesor) "VERLOS CON OTROS OJOS". Distinguimos dos tipos de problemas: "Los pains" o dolores a los que se enfrenta un usuario a la hora de realizar un trabajo en su vida y los deseos, los "gains" o anhelos que le gustaría alcanzar el usuario nos extrañaremos de la realidad aparente y buscaremos lo evidente que pasa desapercibido por ser tan obvio. Si planteamos correctamente el problema, y las evidencias, tendremos media solución del problema. 

A partir de ahora empieza el trabajo en equipo, por lo tanto, seamos responsables con nuestro trabajo ya que el trabajo del equipo depende de la suma de trabajos individuales. Para que el trabajo fluya os aconsejamos que como primera tarea grupal consensuéis un calendario con los plazos a cumplir por cada miembro y por el equipo en general.