Identidad digital

Para finalizar con las consideraciones previas que creemos que debéis tener en cuenta como futuros tutores en red, vamos a terminar hablando de la Identidad Digital y de dos términos muy relacionados como son la Reputación Digital y la creación de la Marca.


Identidad Digital

La identidad digital es el conjunto de informaciones publicadas en Internet sobre mí y que componen la imagen que los demás tienen de mí: datos personales, imágenes, noticias, comentarios, gustos, amistades, aficiones, etc. Todos estos datos son los que nos describen en Internet ante los demás y determinan nuestra reputación digital, es decir, la opinión que los demás tienen de mí en la red. Esta identidad puede construirse sin que se corresponda exactamente con la realidad. Sin embargo lo que se hace bajo esa identidad digital tiene sus consecuencias en el mundo real y viceversa.

Características de la identidad digital

  • Es social. Se construye navegando por las redes sociales a partir del reconocimiento de los demás sin ni siquiera llegar a comprobar si esa identidad es real o no.
  • Es subjetiva. Depende de cómo los demás perciban a esa persona a través de las informaciones que genera.
  • Es valiosa. A veces personas y empresas navegan por las redes sociales para investigar la identidad digital de un candidato y tomar decisiones sobre él/ella.
  • Es indirecta. No permite conocer a la persona directamente sino las referencias publicadas de esa persona.
  • Es compuesta. La identidad digital se construye por las aportaciones de la misma persona y también por otras personas sin la participación o consentimiento del mismo.
  • Es real. La información de la identidad digital puede producir efectos positivos y negativos en el mundo real.
  • Es dinámica. La identidad digital no es una foto instantánea sino que está en constante cambio o modificación.

Cuida tu nick, tu avatar y tu descripción de perfil en las distintas redes.

  • El término nick es la abreviatura de nickname, es decir alias o apodo en inglés, y en el mundo digital se remonta a los antiguos chat del canal IRC, donde los usuarios y usuarias usaban un nick para mantener cierto anonimato. De alguna manera, estos usuarios del IRC estaban empezando a construir su identidad digital sin saberlo.

    El nick es uno de los primeros eslabones de nuestra identidad digital, por eso nuestro nick debe ser fácil de recordar por otros y fácil de identificar, es decir, no debe prestarse a confusiones. Debe ser un nick que no esté en uso por otra persona en los servicios y herramientas web más populares. Es recomendable utilizar un mismo nombre de usuario (o nick) en todas las herramientas redes y servicios web.

    Nuestro nick debe ser corto, especialmente de cara a usarlo en redes como Twitter, pero sobre todo debe ser un apodo con el que nos identifiquemos.

    Hay quien construye su nick utilizando los primeros caracteres de su nombre y apellidos, o bien partiendo de algún apodo de la infancia o tomando y readaptando el nombre del algún personaje de ficción.

  • La Wikipedia nos dice que el avatar es una "... representación gráfica, generalmente humana, que se asocia a un usuario para su identificación". Es decir, es esa pequeña imagen que nos identifica en redes sociales y otro servicios de la red.

    A diferencia de lo que ocurre con el nick, en el caso del avatar tenemos más libertad para su elección, si bien no personalizar nuestros perfiles en la Red, dejando como avatar el que por defecto nos dejan las distintas plataformas, supone un paso atrás en la construcción de nuestra identidad digital.

    Conviene usar siempre una imagen personal (recuerda que sea una de tu rostro y en la que se te identifique con claridad), si bien es bastante habitual cuando se comienza en las redes elegir una imagen alegórica o representativa para evitar la exposición pública que supone usar una fotografía nuestra. Es un proceso habitual de crecimiento en nuestra presencia en la Red.

  • Y por último cuida la descripción de perfil, debes mostrar tus intereses y destrezas para favorecer el crecimiento de tu identidad digital y favorecer tu reputación en la red.

¿Cómo tener una buena identidad digital?

  • Creación responsable de perfiles en las redes sociales. Pensar qué datos se van a a publicar en ese perfil y en ocasiones diferenciar entre perfil personal y perfil laboral/académico.
  • Configuración adecuada de la seguridad y privacidad. Definir de forma correcta las opciones de privacidad del perfil en las redes sociales. Pensar si el contenido a subir es apropiado para difundir en público o sólo en el círculo de amistades. Cuando se manejan ordenadores públicos cerrar sesión al terminar para evitar accesos de otras personas a mi cuenta.
  • Participación agradable en la red. No utilizar un tono maleducado. Mostrar tolerancia y empatía hacia los demás. No publicar información falsa o advertir del tono de la misma. Pedir permiso a las personas que aparecen en fotos o vídeos antes de subirlas. Ser respetuoso en el empleo de etiquetas en fotos y vídeos.
  • Revisión periódica de la identidad. Utilizar los buscadores para controlar cada cierto tiempo la información disponible sobre sí mismo en Internet y en especial en las redes sociales (Reputación Digital).  

La identidad tiene tanto un aspecto personal como un aspecto social. Por lo que se refiere al "aspecto personal" de la identidad digital, esta se proyecta a partir de lo que hacemos en la Red: qué decimos y cómo lo decimos, el lenguaje que usamos, nuestros temas de interés, las personas con las que nos relacionamos, los contenidos que generamos... es el reflejo de nuestra imagen en el espejo de la Red.

Igual que sucede con nuestra identidad analógica, nuestra identidad en la Red tiene un "aspecto social" que se configura en torno a dos formas básicas que dependen de nuestras relaciones:

  • Aquellas personas que nos influencian al formar parte de nuestra red social de contactos o de aprendizaje. De ellas, de sus comportamientos y de la información que comparten con nosotros y de cómo esa información circula entre nosotros, los demás extraen conclusiones sobre nuestra propia personalidad.
  • Existe otro grupo de personas (más o menos grande según sea nuestro impacto personal y/o profesional) en el que nos reflejamos. Son las personas que se ven afectadas o influenciadas por nosotros (nuestros seguidores, aquellos que comentan nuestro contenido, etc.), sean o no sean nuestros amigos, mantengamos o no contacto con ellos y estén o no de acuerdo con nosotros. Interpretan nuestras aportaciones, se hacen eco de ellas y les sirven como canal de distribución. En algunos casos son sus palabras y no las nuestras las que tienen un impacto directo en la Red y las que ayudan a que nuestra imagen quede reflejada de una forma u otra.



Reputación Digital

Una definición más científica de reputación digital o reputación online es la de "la construcción social alrededor de la credibilidad, fiabilidad, moralidad y coherencia que se tiene de una persona, ente, organismo, institución, empresa, etc. Esto es, la reputación sólo es parcialmente controlable ya que se crea y recrea a partir de las percepciones que conforman un estado de opinión, consideración y valoración de otros, a partir de las decisiones y comportamientos ético-morales y/o profesionales. Asimismo se puede sostener que la reputación es una construcción social, un producto creado y acumulado de forma colectiva y que de manera inevitable tiene efectos positivos o negativos sobre el despliegue social, económico, etc. al tener una evidente connotación pública. Por lo tanto en cada contexto de comunicación o interacción tiene unas connotaciones específicas. Una consecuencia del impacto de internet sobre nuestras conductas relacionales es su destacable influencia en la construcción de la reputación. Las menciones positivas o negativas sobre un determinado asunto pueden alcanzar gran visibilidad y un corto período de tiempo. Al estar fácilmente accesible, la reputación puede construirse desde una multiplicidad de fuentes y ser utilizada por muchos otros usuarios para realizar juicios de valor. Así, lo que antes podía quedar en un entorno social reducido (la familia, amigos o escuela), ahora se distribuye de forma masiva y puede alcanzar grandes cotas mediáticas".

Tenemos que tener en cuenta que durante nuestro proceso de tutorización todo lo que hacemos, compartimos y referenciamos nos va creando una imagen o reputación que debemos controlar para que sea lo más positiva y constructiva posible.

Fuente Wikipedia. Diciembre de 2016.



Marca

Por último hay que tener en cuenta que la tutorización es un proceso que hacemos de la mano de una institución por lo que no estamos construyendo nuestra marca personal sino que estamos ayudando a construir una marca institucional y que es responsabilidad nuestra contribuir en la construcción de este proyecto de renovación educativa.

"Una parte del progreso social implica entender que una persona no queda definida únicamente por su sexualidad, raza o género"

Frase de Tim Cook.

Licencia de la imagen: Dominio público. Fuente de la imagen: Pixabay.

Para saber más: