Autorregulación

Es el comportamiento más buscado y al mismo tiempo más difícil de transmitir. Cuando se trata de alumnado que es capaz por sí mismo de establecer este aprendizaje de autorregulación, tendemos a decir que son "buenos/as chicos/as" y cuando esto no ocurre los tildaremos de "alumnado problemático" pero es, en realidad, la forma de interiorizar, generalizar y manifestar al exterior todas esas pequeñas normas implícitas lo que está en juego. Para adquirir la capacidad de poder llevar las riendas de su vida y tener la flexibilidad de poder adaptarse a las diferentes circunstancias del entorno, las personas con TEA necesitan que las guiemos en este aprendizaje, estableciendo un programa progresivo, visual y adaptado al esfuerzo que sean capaces de hacer en cada momento.

Desde esta perspectiva, nos podemos encontrar con diferentes manifestaciones conductuales que pueden ser de distinta intensidad y que podríamos clasificar en 4 modalidades.

Agresiones a los demás o autoagresiones
Supone una acción inapropiada ejercida sobre otro o sobre sí mismo que puede tener un componente físico y un componente verbal de insulto o menosprecio. En las autoagresiones podríamos incluir la pica o malacia, es decir la ingesta de sustancias no comestibles.

Conducta no apropiada al momento
Aquí podemos agrupar las conductas que, no siendo inapropiadas en un momento o lugar, sí podrían serlo en otro contexto o tiempo, como dormirse en clase o desnudarse en la calle. Debemos contemplar tanto las conductas por exceso como las que acontecen por defecto, así tendríamos la falta de asertividad como circustancia que puede perjudicar a una persona.

Utilización de objetos de forma inapropiada
Los objetos suelen tener un uso específico y limitado, por lo que dar un uso inapropiado también deberíamos incluirlo en la falta de regulación conductual. Podemos tener conductas de arrojar, golpear, dañar, romper o utilizar un objeto con una finalidad que no corresponde.

Obsesiones
Consideramos importante clasificar de forma específica este comportamiento, ya que en muchos casos, al no ejercer daño palpable (a corto plazo), son conductas que pueden pasar desapercibidas, o en el caso de verlas no modificarlas. Aparecen con bastante frecuencia dentro de la población con alteraciones del neurodesarrollo y no por ello son menos perjudiciales para el individuo que las presenta. Como llevar un trapo chupándolo durante todo el día.

Listado de las consecuencias de las obsesiones: Limitan la vida de la persona, crecen cada vez más, no tienen componente social, no aportan aprendizajes.
                      L. Escribano 2000. ¿Qué pasa con las obsesiones? (CC BY-SA)

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0