Comunicación visual


Reloj adaptado con pictogramas
Laura Escribano. Reloj adaptado (CC BY-SA)

Sabemos que la mayoría de las personas pueden compensar con alguna capacidad otras que les son más complejas, así muchas de las personas con autismo tienen más desarrollada su capacidad visual y esto puede ser un factor a tener en cuenta cuando queremos presentar recursos de compensación para llegar a la comprensión de conceptos que les puede resultar más difícil de captar, como es el compendio de actos comunicativos complejos, sutiles y variados que forman parte del componente verbal y gestual de los intercambios humanos.
Por ello, desde el año 1990 se desarrolló en España el programa PEANA, como conjunto de claves espacio-temporales que ayudara a los niños y niñas con autismo a mejorar sus dificultades de comunicación, basándose en los pictogramas del SPC, que ya venía usándose con las personas con parálisis cerebral para que se comunicaran de forma exitosa. Para ampliar contenidos ver "Cómo realizar un panel de información en 10 pasos" en Material Alanda.


Debemos poner especial atención a la funcionalidad de los pictogramas, así como a la cantidad de información que queremos transmitir, suele ser bastante común que se inunden las aulas de TEA de montones de fotos, pictogramas llenos de detalles poco significativos y una excesiva información visual que ocasiona más caos que beneficio. Hagamos un estudio pormenorizado de la información visual, los elementos relevantes y redundantes, como el fondo de color, la línea del dibujo, la cantidad de información, el nº de pictogramas que contiene una pared, el tipo de información que recoge, etc. para procurar poner la justa y no saturar a nuestro alumnado con TEA, ya que hay veces que no consiguen extraer la información relevante dentro de una pared del aula.


  
Ejemplo de Cuaderno viajero en el que se recogen actividades significativas del día en primera persona junto a recursos visuales como dibujos y fotografías
Asociación Alanda. Ejemplo de Cuaderno Viajero (CC BY-SA)



Uno de los recursos más útiles, además del horario diario y el semanal, es el llamado “Cuaderno Viajero”, en el que se puede plasmar de forma visual los acontecimientos relevantes del día, ya sea poniendo el envoltorio de un caramelo que un amigo le ha dado en el recreo, la celebración de un cumpleaños dibujando una tarta o la foto del carnaval en la que iban disfrazados. Lo podemos realizar contándolo en primera persona y escribiendo únicamente frases sencillas.

Para ampliar contenidos y elaborar la actividad que se solicita ver "Cuaderno Viajero" en Trabajemos Juntos.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0