Teoría de la Mente

En 1985, Baron-Cohen, Leslie y Frith presentaron un estudio de investigación que iba a revolucionar totalmente el conocimiento sobre el autismo y que iba a generar una cantidad ingente de estudios, análisis y reflexiones posteriores. Este estudio se titulaba ¿Tiene el niño autista Teoría de la Mente?  Se entiende por teoría de la mente la capacidad de atribuir estados mentales (creencias, deseos, intenciones, pensamientos, etc.) a otros. Por ejemplo, la capacidad de inferir el estado de conocimiento o de creencia de otra persona, independientemente de que concuerde o no con el nuestro.  Y este es precisamente el objetivo de la prueba que emplearon estos autores con niños con síndrome Down, niños con autismo y niños normales.  Se le presentan al niño dos muñecas, Sally y Anne y se le teatraliza la siguiente escena: Sally tiene una cesta y Anne una caja. Sally, en presencia de Anne, introduce una canica en su cesta y sale de escena.  Mientras está Sally fuera, Anne saca la canica de la cesta y la guarda en su caja, cerrándola a continuación;  Sally vuelve y es entonces cuando se le hace la pregunta crítica al niño, que ha estado observando todo el proceso: ¿Dónde buscará Sally su canica? Los niños de cuatro años normales suelen, generalmente, ser capaces de contestar adecuadamente a esta pregunta, diciendo que en la cesta.  Es decir, son capaces de representarse en su mente el estado de conocimiento de Sally -que no sabe que la canica no está en su cesta, porque no ha visto el cambio- aún cuando el estado de conocimiento del propio niño sea diferente -pues el niño sí sabe dónde está la canica-.

En concreto, en el experimento de Baron-Cohen, Leslie y Frith el 85% de los niños normales respondía adecuadamente;  el 86% de los niños con síndrome Down también la pasaba; y el 80% de los niños con autismo, igualados con los anteriores en niveles de desarrollo, ... ¡fallaban!, siendo incapaces de asumir el estado de conocimiento de la muñeca.  Para estos autores, por tanto, el déficit básico es de naturaleza cognitiva (déficit en la capacidad de metarrepresentación, déficit en la representación mental de las representaciones mentales de los otros). Es decir, el niño al que se le cuenta la anterior historia tiene que dejar a un lado su propio conocimiento de la realidad y representarse mentalmente la representación mental de Sally. 

Esta capacidad humana se adquiere a través de diferentes etapas que Anabel Cornago recoge en la siguiente imagen:

La relación que establecemos con el resto de las personas, se encuentra muy condicionada por la Teoría de la Mente.

También en palabras de Anabel Cornago, nuestra relación con las personas del entorno está muy condicionada por la Teoría de la Mente. No obstante, las personas con autismo presentan grandes dificultades para comprender qué piensa o cree otro individuo. Tal y como describió Frith (1989), los niños con espectro autista “no distinguen entre lo que hay en el interior de su mente y lo que hay en el interior de la mente de los demás”. El carecer de la capacidad de situarse en el lugar de otra persona, les impide predecir las conductas de los demás, por lo que les resultará complicado comprender el porqué de su realización. Es por ello que el déficit en Teoría de la Mente explica en gran medida las dificultades que las personas con TEA presentan en el área social.