Atención

                                                         Profesora mostrando una lámina
Banco de imágenes del ITE. Las explicaciones apoyadas en elementos visuales facilitan la atención y mejoran la comprensión (CC BY-SA)

Los problemas de atención de las personas con TEA se manifiestan especialmente cuando la tarea no es de alto interés, debido a poca motivación personal para realizar aquello que no le interesa o a lo que no ven sentido, y cuando no comprenden el mensaje que se les está enviando. Os enumeramos a continuación una serie de estrategias que facilitan un mayor nivel de concentración:

  • Usar el moldeamiento para evitar que se levante antes de completar la actividad. Seguramente terminará antes que sus compañeros y compañeras, así que necesitará algún material extra, preferentemente de tipo manipulativo y cercano a sus intereses para hacer después. También puede ser tu ayudante, encargarse de repartir algún material, hacer algún recado con un compañero o compañera o encargarse de organizar el menú…Intenta que no pase tiempos en vacío sin realizar una tarea concreta, pues en ese caso le costará cada vez más participar.
  • Introducir pausas en las explicaciones, y apoyarlas en material visual: libros, mapas, atlas, cuentos de imágenes atractivas… Es preferible utilizar explicaciones tan concretas como sea posible en la presentación de nuevos conceptos y del material abstracto, basando las explicaciones en la práctica y en la experiencia personal del alumnado. Por ejemplo, si va a hacer un viaje, o lo ha hecho recientemente, se puede aprovechar para introducirlo en la asignatura de Conocimiento del Medio (mapas, distancias, transportes, alimentos, etc)
  • Planificar tareas cortas y dosificadas en nivel de dificultad, que se practiquen diariamente.
  • Neutralizar estímulos irrelevantes en el entorno (por ejemplo, es preferible no tener música puesta mientras se está realizando otra actividad). La luz solar intensa puede afectarles enormemente en la percepción visual. Lo más probable es que no sepan explicar que esto les molesta y les produce una alta carga de estrés.
  • Usar reforzadores naturales que estén directamente relacionados con la tarea. Por ejemplo, para enseñar colores es más útil utilizar, si le gustan, caramelos de colores, que el niño o la niña puede seleccionar y comerse después, que utilizar tarjetas. Así, puede establecer una relación entre su respuesta y su conducta.
  • Los alumnos y alumnas con TEA pueden manifestar insistencia en un tema recurrente, interrumpiendo al profesor dentro del aula. Es necesario limitar la recurrencia del tema, pero siempre proporcionando la posibilidad de hablar de sus propios intereses dentro de un momento determinado del horario, o a través de la elaboración de trabajos escolares acerca de sus temas preferidos. Es decir, aprovechando este tema recurrente como palanca para nuevos aprendizajes, ampliando a la par otros centros de interés. Por ejemplo, si un alumno o alumna con TEA está interesado en los eclipses, este tema se puede aprovechar para indagar acerca de los planetas, se puede hacer un mapa de observatorios astronómicos, etc.
  • Para facilitar el estudio, usar siempre organizadores gráficos tales como resúmenes, esquemas, mapas, apoyo visual en definitiva, y desglosar las tareas en pasos pequeños, con instrucciones directas y ejemplos.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0