Matemáticas

Las personas con TEA suelen mostrarse interesadas en los números, y pueden ser muy hábiles en el campo de las matemáticas, pero en otras ocasiones no es así. Incluso niños o niñas muy pequeños  con TEA pueden saber de memoria los números y les cuesta aprender a contar. La práctica y el uso en actividades de la vida cotidiana es lo que lleva a interiorizar estos aprendizajes. Necesitan estructurar su conocimiento matemático a través de aprendizajes significativos, objetos concretos que puedan contar y clasificar.

Las matemáticas nos rodean por todos lados. El ir a la tienda a comprar es una actividad habitual en la que se puede invitar a un niño o niña a contar las naranjas que estamos introduciendo en la bolsa, a mirar el precio de las cosas…En el aula se pueden contar pinturas para repartir tres a cada alumno o alumna, se pueden contar las piezas de un puzzle para «comprobar si están todas», o se pueden hacer series lógicas con cubos de construcciones siguiendo un modelo. Intenta siempre evitar las instrucciones verbales y en su lugar utiliza materiales visuales muy estructurados. Por ejemplo, las piezas de construcciones nos pueden servir para explicar diferentes conceptos muy abstractos como las fracciones y el número entero.

Te mostramos ejemplos para trabajar vocabulario matemático en los problemas  y otros problemas para representar mediante autoinstrucciones (leo, recorto, escojo lo que necesito, aparto lo que no necesito, pego, contesto a la pregunta).

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0