Escritura

Uno de los aspectos más destacados a tener en cuenta dentro del aprendizaje de la escritura es que una cosa es aprender a escribir una palabra (evocar sonidos de las letras y componerlas para formar una unidad semántica, una palabra) y otra es el grafismo (incorporar patrones motores que nos llevan a elaborar las letras). Aunque estamos habituados a no disociar estos dos componentes, en nuestra opinión es necesario disociarlos cuando abordamos el aprendizaje de la escritura en el alumnado con TEA, debido a que habitualmente presentan dificultades de coordinación motriz y programación de actos motores. El teclado del ordenador ha pasado a ser hoy en día el principal instrumento de escritura usado en todo el mundo, sustituyendo al tradicional arte de la caligrafía por la mecanografía (puedes ver ejemplos de ejercicios de escritura para trabajar en el ordenador). Sin embargo, la enseñanza de la escritura manual sigue siendo fundamental.

Los primeros pasos para la escritura los podemos dar desde la primera infancia, enseñándoles a escribir su nombre en mayúsculas utilizando moldeamiento, cada vez que realice una ficha o un trabajo. A medida que el alumno va interiorizando el trazo de las letras, podemos ir escribiendo con él o ella los nombres de las cosas que hayamos dibujado: casa, sol….

Es posible que un alumno o alumna con TEA tenga graves dificultades para acceder al lenguaje escrito de letras minúsculas ligadas. Desde sus primeros pasos hacia la escritura enlazada, ayúdale con moldeamiento para ligar adecuadamente las letras y realizar los giros en la dirección correcta, promoviendo aprendizaje sin error.

El uso de gestos de apoyo para los fonemas constituye un puente entre lo visual y lo auditivo y facilitan al alumno o alumna el recuerdo de lo auditivo a través de claves visuales. Hay alumnos o alumnas que necesitan estos gestos para aprender a leer con fluidez y evocar correctamente los sonidos al pronunciarlos, pero los hemos incluido en el apartado de escritura porque en nuestra opinión, son especialmente útiles para iniciarse en pequeños dictados de palabras, de manera que el profesor dicta lentamente la palabra acompañándola lentamente de los gestos que representan a cada fonema, o bien a aquellos que queramos resaltar.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0