Adaptación del entorno

Normalmente, la transmisión de la información dentro de las aulas suele hacerse utilizando solo las claves verbales. Hemos visto que las personas con TEA necesitan además de claves visuales para clarificar la información. Te preguntarás que cuáles son las razones por las que las claves visuales son preferibles a las claves verbales Te proponemos un cuadro en el que están recogidas las características de las claves visuales frente a las claves verbales para ayudarte a responder a esta pregunta:

Las claves verbales son demasiado sutiles y a veces complejas, una característica muy importante a su vez es que son pasajeras y varían con demasiada facilidad. Todo lo que decimos desaparece en el mismo momento en el que lo decimos y para recuperar la información, la persona necesita haberla percibido, archivado en la memoria de trabajo y recuperarla para extraer el significado. Las personas con TEA son eminentemente visuales y por ello, si su punto fuerte es todo lo visual, es necesario que le proporcionemos claves visuales para mejorar su comprensión del entorno puesto que estas claves son por el contrario concretas, simples, constantes y permanecen en el tiempo. Una imagen está siempre presente, para recuperar la información tan solo debemos volver a ella.

Pero, ¿por qué las claves visuales son tan necesarias? Veamos ahora una tabla que recoge los beneficios de la utilización de claves visuales.