Baño

Dentro de este entorno se suelen llevar a cabo las siguientes actividades: hacer pis o caca, lavar las manos, lavar la cara, lavar los dientes o peinarse. Debemos aprovechar estas actividades para llevar a cabo aprendizajes lo más funcionales posibles:

  • El niño/a puede comunicarse cuando necesite ayuda para abrir el grifo, al darle la toalla para secarse, subirse el pantalón... para todo esto es bueno emplear la espera estructurada. Aprovecharemos estas situaciones para fomentar las peticiones adaptándonos al nivel comunicativo del niño. Por ejemplo si un niño no ha desarrollado lenguaje oral podemos moldearle para que pida ayuda con el signo mientras que si el niño ha desarrollado lenguaje oral podemos fomentar que pida el cepillo de dientes diciendo «dame cepillo».
  • La autonomía se puede trabajar en el lavado de manos, de cara y de dientes,  con moldeamiento y encadenamiento hacia atrás, el control de esfínteres mediante un programa sistemático, etc.
  • La planificación de la acción la podemos realizar mediante un tablero  en los que van colgadas todas las prendas de vestir en el orden en las que el niño se las tiene que ir poniendo, utilizando secuencias con pictogramas de los diferentes pasos dentro de una actividad como las que mostramos a continuación:

  • Debemos tener en cuenta en todo momento el nivel comunicativo del niño ya que éste será el punto de partida para ir avanzando. También debemos tener en cuenta los intereses de la persona con TEA ya que, como hemos hablado a lo largo de los módulos debemos aprovechar éstos para introducir nuevos aprendizajes.