Nuevos roles para una nuevos modelos de enseñanza.

El método de exposición tradicional, ya no tiene sentido a la hora de usar las tecnologías dentro del aula. En palabras del modelo MIE-CAIT que antes citábamos, el docente debe ejercer como mediador, intermediario entre los aprendizajes, el contexto y los estudiantes. Es un orientador en toda la extensión de la palabra: respecto a los aprendizajes (seleccionando y en ocasiones creando sus propios recursos), señalando dónde y cómo obtener la información, estructurándola, motivando, fomentando el diálogo entre todos los participantes y sabiendo usar los recursos en beneficio de su trabajo.

Señalaremos una serie de puntos que pueden ayudar: los distintos procesos y modelos de evaluación del alumnado, que se facilitan con el uso de la PDI y otras herramientas, no olvidar nunca la características constructivistas del aprendizaje, la necesidad de una autorregulación del aprendizaje, la importancia de interactuar con el entorno (contextualización competencial) y el apoyo constante de los medios tecnológicos como instrumentos cognitivos.

Hasta ahora sólo hemos tratado por encima el papel del estudiante en todo este proceso. Se han podido obtener algunas conclusiones, es preciso profundizar un poco más. A la vista del nuevo papel del profesorado está claro que con el uso de la PDI y otras herramientas, el alumnado también puede asumir nuevos roles asumiendo un papel con mayor protagonismo en su propio aprendizaje.

Para que ello sea posible el profesorado se perfila como un verdadero mediador en el proceso de enseñanza aprendizaje. Ello supone:

  • La mayor motivación del alumno/a hacia los aprendizajes estimula su autonomía y refuerza su autoestima.
  • Tendrán la capacidad de dar a conocer sus trabajos fuera del ámbito del aula. Pudiendo mejorar los resultados, compartirlos y ampliarlos.
  • Desarrollarán todo tipo de competencias, no sólo las digitales. Gracias al diseño de actividades que impliquen la puesta en juego de todos sus conocimientos.
  • Usarán Internet como una herramienta habitual de consulta, estímulo y refuerzo.
  • Colaborarán con el profesorado en el desarrollo de contenidos, ampliación de los temas, búsqueda de recursos y otras posibilidades.
  • Serán protagonistas activos y participativos. Tanto desde un punto de vista individual como grupal.
  • Prestarán mayor atención, al unir interactividad, proyección en pantalla grande y trabajar con contenidos cercanos a su realidad.
  • Trabajarán por proyectos de una manera más realista y sencilla, consiguiendo temas más desarrollados y completos, a la vez que contextualizados a sus necesidades y posibilidades.
  • Desarrollarán diferentes tipos de evaluación.
  • Contarán con el apoyo de otros estudiantes y especialistas, dependiendo de los diferentes temas, aunque se encuentre en otra parte del mundo.
  • Existirá una mayor predisposición por el aprendizaje, al ser éste más divertido y novedoso. Viendo sus trabajos en otro espacio diferente al habitual.

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution 3.0 License