Hipertexto

Hipertexto

En la práctica, lo que hace la Web es intentar entrelazar todo el conocimiento disponible en la red Internet en una compleja telaraña de servidores y documentos interconectados. Esto se consigue con el uso del hipertexto, que consiste en establecer enlaces entre documentos por medio de ciertas palabras e imágenes que aparecen resaltadas en la pantalla y que permiten saltar directamente de un documento a otro. En el hipertexto estos enlaces reciben el nombre de palabras calientes o hiperenlaces.

Los documentos de hipertexto están formados por una combinación de texto, imágenes e hiperenlaces.

La navegación por un documento de hipertexto se realiza de una forma muy sencilla pulsando con el ratón sobre las palabras calientes, que aparecen resaltadas (normalmente en otro color o subrayados, o ambas cosas a la vez) para indicar que se trata de un enlace.

En nuestro caso, las palabras calientes se identifican porque están resaltadas en otro color y porque al pasar el ratón sobre ellas el puntero se modifica, pasando de a

La evolución de la web ha hecho que pasemos de un código común en que los enlaces se visualizaban en color azul y subrayados a una diversidad de apariencias que hace que el método más fiable para localizar qué es un enlace sea el cambio de forma del cursor.

Los enlaces pueden ser realizados sobre:

  • Textos: cuando el enlace es un conjunto de caracteres, como por ejemplo la palabra educacion .
  • Gráficos:
Si pulsas sobre el gráfico que tienes encima de estas líneas accederás automáticamente la dirección del Instituto Cervantes. Hazlo ahora.
  • Imagen-mapa:

Mapa de España Asturias Palencia Valladolid Soria Avila Madrid Caceres Badajoz

Desde una imagen-mapa se puede acceder a distintos sitios de información en función del lugar del mapa sobre el que se pulse con el ratón. Si mueves el ratón sobre la imagen-mapa situada encima de estas líneas verás que puedes pulsar en varios lugares. Hazlo y comprueba que cada uno enlaza con una información distinta.

  • Imagen flash: también se puede enlazar sobre imágenes con animaciones o se puede interactuar con ellas, como por ejemplo la siguiente que nos describe el funcionamiento de un GPS. Podemos ir hacia delante o atrás según nuestra voluntad, simplemente pulsando en los botones rojos correspondientes.
Cuando empieces a navegar libremente por Internet te encontrarás estos y otros tipos de enlaces, pues cada vez hay más posibilidades de enlazar y acceder a la información deseada. Ahora se pueden manejar juegos, videos, programas, etc. como si los tuviéramos en nuestro ordenador y todo gracias a Internet.

Como has podido comprobar, cuando se pulsa sobre una palabra/zona caliente se accede a otro documento que, a su vez, probablemente disponga también de palabras/zonas calientes por las que se pueden acceder a más información y así sucesivamente. En este sentido, el hipertexto es un texto diseñado para emular el pensamiento humano: en lugar de ser lineal, tiene la posibilidad de ser asociativo gracias a la incorporación de los enlaces, ya que éstos no se establecen de forma arbitraria; los documentos que se enlazan siempre mantienen alguna relación entre sí.

Las palabras o zonas calientes de un documento de hipertexto pueden conducir:

  • A otra parte de ese mismo documento;
  • A otro documento diferente de ese mismo servidor;
  • A un documento situado en otro servidor de cualquier parte del mundo.
El usuario no necesita saber dónde está situado un determinado fichero: las conexiones se realizan de una forma transparente con sólo pulsar el botón del ratón. Por otro lado, la interconexión de documentos y servidores que constituye esta inmensa telaraña mundial que es la Web, hace que se pueda acceder a una determinada información por multitud de caminos.