Enviar

Enviar correo

Vamos a empezar por una práctica muy simple de aproximación.

Icono IDevice Práctica

Pulsa sobre Nuevo Botón Nuevo (No uses por el momento la flechita que indica un desplegable sino el icono)

Ha aparecido una nueva ventana. Observa los elementos de la misma, compara lo que ves con una carta postal y trata de escribir un mensaje muy simple a alguien.

Cuando creas que lo has completado pulsa sobre el icono Enviar Enviar a ver qué ocurre.


Como es la primera vez que intentas enviar un mensaje aparecerá una ventana en la que el programa solicitará la contraseña para el servidor SMTP.

Contraseña SMTP

Seguidamente aparecerá en la barra de proceso y en la barra de estado un mensaje y la imagen de conexión con el servidor Enviando mensajes Conexión con el servidor. Lo más probable es que, al cabo de unos instantes todo vuelva a la situación original y estés viendo la pantalla general de Evolution. En ese caso habrá que darte la enhorabuena porque has localizado los elementos esenciales para enviar un correo electrónico, aunque también es posible que te hayan aparecido varios mensajes de error.

Como los errores que se pueden cometer son muy variados, en vez de describirlos uno a uno, vamos a optar por especificar los elementos que es necesario cumplimentar intentando marcar las cuestiones que habría que intentar evita para conseguir que no aparezcan los errores.

  1. Verás que la zona de cabeceras se inicia con un desplegable en el que figura la dirección del remitente. Es el campo De:De. Cuando tengas una única cuenta no tendrá mayor importancia, pero si has configurado más de una será necesario que elijas el remitente correcto si quieres enviarla con uno que no sea el predeterminado.

  2. Como en cualquier carta postal tendremos que poner la dirección del destinatario y parece evidente que habrá que situarla en el campo Para: Para.

    Para los programas de correo una dirección electrónica es correcta si consiste en dos series de caracteres separados por el signo @. Como ves ni siquiera necesita que se complete el esquema básico usuario@servidor.dominio, lo cual puede provocar muchas equivocaciones.

    Si atendemos al aviso anterior puede ocurrir que el programa realice el envío sin errores, pero nos encontremos con que al cabo de un rato nos devuelven el mensaje porque la dirección está equivocada. Los errores más frecuentes aquí, serían:

    • "Bailar" alguna letra o comernos alguna parte de la dirección

    • Escribir la dirección en mayúsculas cuando es en minúsculas o viceversa.

    • Pulsar la barra espaciadora después del punto o del signo @ (es relativamente fácil de localizar porque se ve el espacio)

    • Pulsar la barra espaciadora al final de la dirección (este es dificilísimo de localizar porque el espacio final no se diferencia del espacio sobrante en la caja de dirección).
  3. Aunque el campo Asunto: Asunto no suele utilizarse en el correo postal, si que es importante completarlo con una breve descripción del contenido del mensaje cuando utilizamos el correo electrónico. Si no lo cumplimentamos el programa nos hará una advertencia, aunque podremos enviar el mensaje si respondemos que no deseamos poner nada.

  4. Está claro que lo único que nos queda por completar es el contenido del mensaje en la zona inferior de la pantalla. Aunque resulta difícil imaginar que se nos ocurriera enviar una carta sin incluir una hoja con el texto es una situación que al programa no parece importarle demasiado y no da ningún error por ello.

Si hemos cumplido las condiciones el proceso normal será el siguiente:

  1. Al pulsar el botón enviar el mensaje pasa a la Bandeja de salida donde permanecerá hasta que se active la conexión a Internet si no lo está en ese momento

  2. En cuanto se active la conexión a Internet veremos la ventana con la barra de progreso que nos indica el estado de la transmisión.

    Barra de progreso de envío de mensajes

  3. Cuando desaparezca esa información, comprobaremos que el mensaje ha pasado a la carpeta Correo enviado. Al abrir esta carpeta podremos ver las cabeceras del mensaje, incluida la fecha y hora del envío.

Icono IDevice Práctica

Puedes empezar por enviarte un correo a tu propia dirección lo cual te permitirá comprobar de forma inmediata si lo has enviado correctamente, ya que lo recibirás en tu propio buzón.

No sé por qué esta propuesta me recuerda a un episodio de Mr. Bean en el que se dedica a enviarse a sí mismo felicitaciones navideñas ;-)

También puedes utilizar un servicio de eco establecido por Rediris que devuelve los mensajes a la dirección del remitente, lo cual te permitirá comprobar que has realizado correctamente el envío y que puedes recibir. La dirección a la que tienes que escribir es: echo@rediris.es