Identidades

Identidades

Outlook Express está concebido como programa de propósito general que se puede utilizar en sistemas no especialmente concebidos para una configuración multiusuario. Aunque actualmente en la mayoría o práctica totalidad de los sistemas operativos podremos establecer una configuración multiusuario independiente, con esta opción podemos también considerar la posibilidad de que accedan a una cuenta de invitado múltiples usuarios que puedan establecer su configuración particular en el Outlook Express. Para hacerlo habría que seguir el procedimiento que detallaremos a continuación.

Una vez que arranquemos el programa habrá que acceder a la opción de menú Archivo Identidades Administrar identidades o Archivo Identidades Agregar identidad nueva. En el primer caso tendremos que pulsar el botón Nuevo Nuevo mientras que en el segundo accederemos directamente a la pantalla de creación de la nueva identidad.

Está claro que si lo que pretendemos es crear una nueva identidad que ofrezca un cierto nivel de privacidad habrá que marcar la casilla Requerir contraseña, ya que si no lo hacemos cualquier usuario podrá acceder a la nueva identidad.

Requerir contraseña

Cada vez que creemos una identidad estaremos creando un espacio independiente en el que se almacenarán la agenda, y todo el registro de correspondencia del usuario que acceda a la misma, que quedarán separados de los de los demás usuarios. Sería pues una opción válida para crear diferentes identidades en el ordenador del profesor o, en el ámbito personal, para los diferentes usuarios que comparten el ordenador en el domicilio.

Una vez que marcamos la opción de requerir contraseña el programa nos solicitará, como siempre que ejecutamos una acción similar, que tecleemos y confirmemos la contraseña que se utilizará para acceder a esta identidad.

Nueva contraseña

Tras aceptar nos preguntará si queremos activar la nueva identidad Activar nueva identidad y en caso de responder afirmativamente se cerrará la sesión que tengamos activa e iniciaremos la sesión de la identidad que acabamos de crear. Como esta identidad carece de datos de configuración lo primero que tendremos que hacer será suministrarle los datos necesarios siguiendo el proceso habitual de configuración.

Cuando completes la configuración es importante que desmarques la casilla Usar esta identidad al iniciar el programa para que nos pregunte con qué identidad deseamos arrancar Outlook Express cada vez que lo lancemos.

Usar identidad

A partir de este momento, cada vez que intentemos iniciar la sesión utilizando la identidad que acabamos de crear nos mostrará la pantalla de selección de identidades y solicitará que tecleemos la contraseña en caso de que elijamos una cuenta de las que hayamos configurado para que la necesite.

Identidad actual

Icono IDevice Práctica

  1. Crea una nueva identidad protegida por contraseña (no es necesario que la configures completamente, por lo que cuando te pregunte si Activar nueva identidad deberás contestar que no).

  2. Acuérdate de desmarcar la casilla Usar esta identidad al iniciar el programa

  3. Cierra Outlook Express.

  4. Vuelve a arrancar el programa y comprueba lo que ocurre.
  5. ¿En qué nos hemos equivocado? ¿Por qué no nos pide que seleccionemos una identidad? ¿Para qué nos hemos tomado el trabajo de establecer una contraseña?


Existe un pequeño problema: si para cerrar Outlook lo único que hacemos es pulsar el icono de cierre Cerrar como hacemos con cualquier aplicación, Outlook Express recuerda la última identidad que se ha utilizado durante la sesión y no nos pedirá un cambio hasta que no iniciemos sesión como nuevo usuario o reiniciemos el equipo.

Si queremos evitar este inconveniente no deberemos pulsar el botón Cerrar Cerrar para salir de Outlook Express, sino que tendremos que hacerlo mediante la opción de menú Archivo Salir y cerrar la sesión de la identidad.

Cuando se quiere forzar a que en cada sesión cada usuario seleccione su identidad se puede seguir este método:

  1. Crear una "identidad fantasma", esto es, una identidad que esté configurada de forma que no funcione (con datos de configuración tales como usuario: yo mismo, dirección: mi@correo.es, servidor POP: el.que.me.de.la.gana, servidor SMTP: idem.de.lo.mismo) y hacerlo sin que pida contraseña.
  2. Usar identidad
  3. Indicarle al programa que se inicie con la identidad fantasma que acabamos de crear.
De esta forma, la próxima vez que arranque el programa después de haber reiniciado Windows lo hará con la identidad fantasma y nos obligará a recurrir al menú Archivo Cambiar de identidad para seleccionar la identidad adecuada.