Desinstalar Ubuntu

Tienes en tus manos un sistema potente, seguro, fiable, libre y con una buena cantidad de aplicaciones ¿por qué renunciar a ello? Por nuestra parte no encontramos buenas razones para desinstalar Ubuntu.

Veo que no te hemos convencido. Insistes en hacerlo y dejar tu equipo como estaba. Se procede en dos pasos. En el primero quitamos el gestor de arranque GRUB sustituyéndolo por el de Windows. En el segundo eliminamos las particiones de Ubuntu y eventualmente devolvemos a su tamaño original la partición de Windows.