Instalar Ubuntu en una máquina virtual

Dicho en términos sencillos una máquina virtual es un software que se instala en un sistema operativo (al que llamamos anfitrión, host) y que permite que sobre él se instale y ejecute otro sistema (al que llamamos huésped, guest) como si de una máquina real se tratara. En nuestro caso instalaremos la máquina virtual en Windows y dentro de ella ejecutaremos Ubuntu. La principal ventaja de esta configuración es que no encontraremos ningún problema de compatibilidad de hardware ya que se hace uso de los recursos de Windows. Podremos también trabajar simultáneamente con ambos sistemas sin tener que apagar y encender el ordenador cada vez que queramos cambiar. Finalmente no alteramos Windows ni necesitamos modificar nuestro disco duro y la desinstalación es fácil y limpia. El mayor inconveniente es que se necesita una máquina con buenos recursos de procesador y memoria RAM ya que deben trabajar para dos sistemas operativos simultáneamente. Por ello, en máquinas con un hardware limitado la ejecución de Ubuntu puede ser considerablemente lenta.

Como software de virtualización utilizaremos VirtualBox que sirve para cualquier versión de Windows. Otras soluciones tales como VmWare (http://www.vmware.com/) también son posibles.