Debian

Debian fue fundada en agosto de 1993 por Ian Murdock (http://www.ianmurdock.com), por entonces estudiante de la Universidad de Purdue (en Indiana, EEUU), quien desde el primer momento pensó en construir una distribución GNU/Linux de forma abierta y comunitaria, desvinculada de intereses comerciales particulares. Unos meses después, en enero de 1994 el proyecto ya contaba con unas docenas de entusiastas y publicaba un manifiesto fundacional con su declaración de intenciones (el "Debian Linux Manifesto" (http://www.debian.org/doc/manuals/project-history/ap-manifesto.en.html). En el Manifiesto se auguraba por un lado que las distribuciones iban a adquirir un papel estratégico en la difusión de sistemas GNU/Linux, como así ha sido, y se constataba por otro lado las carencias cada vez mayores que padecían las distribuciones comerciales: sistemas descuidados y cada vez más inconsistentes, mezcla de software libre y no libre, dificultad para que los usuarios pudieran tomar decisiones o interviniesen en su mejora, etc.

Ian Murdock contó con el apoyo de la Free Software Foundation y, durante un período clave para su consolidación (1994-1995) la FSF estuvo financiando el proyecto Debian.



En la actualidad Debian cuenta con una importante comunidad oficial de mas de un millar de desarrolladores, a la que hay que sumar una aún más numerosa comunidad de usuarios, extraordinariamente activa, que se coordina a través de más de 100 listas de correo. El resultado es un sistema operativo libre traducido a decenas de idiomas, con una oferta de más de 15000 paquetes listos para ser instalados y que soporta hasta 11 arquitecturas diferentes desde los ordenadores personales a grandes máquinas en universidades y centros de investigación.

Para canalizar las donaciones económicas, gestionar los bienes y representar jurídicamente a la comunidad se ha creado la Software in the Public Interest, Inc. (SPI), una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es ayudar a Debian y a otras organizaciones similiares a desarrollar software libre.

El nombre de esta distibución tiene un origen romántico, se basa en la contracción del nombre de su creador, Ian Murdock y el de su esposa Debra.

La comunidad oficial de desarrolladores de Debian, a la que se accede tras superar unas pruebas, se ha dotado de un "Contrato Social" que expresa un compromiso público con los usuarios.

El Contrato Social (http://www.es.debian.org/social_contract.es.html) consta de cinco puntos:

  1. Debian permanecerá 100% libre.
  2. Contribuiremos a la comunidad del software libre liberando las herramientas que Debian desarrolle, difundiendo al máximo su uso, comunicando y solucionando errores y proponiendo mejoras a los creadores de software libre.
  3. No se ocultarán problemas a los usuarios, manteniendo una base de datos pública en la que cualquier notificación de error se hará inmediatamente visible para el resto.
  4. Nuestras prioridades son nuestros usuarios y el software libre.
  5. No se pondrán dificultades al uso de software no libre en Debian.

Esta filosofía junto con una excelente calidad tecnológica le han ganado a Debian el prestigio de ser la distribución libre por excelencia, alejada de intereses comerciales y en el mejor espíritu del proyecto GNU y la FSF.

Estos cinco puntos han jugado también un papel clave en la adopción de soluciones basadas en Debian por parte de administraciones públicas y organizaciones o proyectos sin ánimo de lucro. La Junta de Extremadura o la de Andalucía han sido pioneras pero pronto se sumarán a ellas otras administraciones públicas españolas.

Debian ofrece también la base tecnológica y la inspiración filosófica para otras distribuciones que derivan de ella (http://www.debian.org/misc/children-distros) como Knoppix (http://www.knoppix.org/) o Ubuntu (http://www.ubuntu.com/) de gran popularidad y facilidad de uso.