Distribuciones GNU/Linux

Por su propio espíritu el Software libre se ramifica en una serie de comunidades de usuarios y programadores aglutinados en torno a proyectos surgidos de necesidades concretas. Este modo de desarrollo produce una cierta dispersión del software disponible en cada momento y no existe una entidad autorizada o centralizada responsable de GNU/Linux. No obstante, para que un sistema operativo funcione sin problemas y sea fácil de instalar es necesario un trabajo de coordinación de sus distintos componentes: kernel, librerías, aplicaciones de usuario, entorno gráfico, etc. Este trabajo de configuración y mantenimiento se realiza en los sistemas operativos libres bajo el soporte de las llamadas distribuciones.

Una distribución es por tanto un sistema GNU/Linux que integra un kernel, un conjunto de aplicaciones de sistema y una colección de programas de usuario listo para instalar. Son como los helados que están todos hechos con la misma materia prima y los hay de muchos sabores. Cada sabor sería una distribución GNU/Linux.

Los programadores de las distintas distribuciones realizan un importante esfuerzo por recopilar lo mejor del software libre disponible en cada momento y mejorar los procesos de instalación con el fin de facilitar la vida al usuario medio: recopilan el mejor software disponible, mejoran la detección de dispositivos y los entornos gráficos, implementan procesos de instalación automatizados, etc. En la mayoría de los casos puedes descargar el o los CD/DVD de cada distribución de su página web, recibirlos por correo en casa, comprarlos en una tienda por poco más del precio de coste o adquirirlos gratis junto a alguna de las muchas revistas especializadas.

Actualmente existen más de 300 distribuciones de GNU/Linux y su número es creciente en la medida en que cada vez resulta más fácil hacer una distribución propia a partir de las existentes. Esto puede sorprender o desorientar a los usuarios del sistema Windows que están acostumbrados a una única interfaz para todas sus versiones. No obstante, esta diversidad permite que distintos usuarios puedan usar GNU/Linux de acuerdo con sus necesidades.

De entre las distintas distribuciones destaca, por su fidelidad al proyecto GNU, Debian (http://www.debian.org).