Introducción

Ubuntu es software libre. Ya lo has probado. Para disfrutar del software libre no hace falta saber casi nada de él, pero para los más curiosos ofrecemos en las próximas páginas un breve recorrido por el mundo de la informática libre. Permítenos primero que te pongamos en antecedentes.

Hace ya tiempo que, en mayor o menor medida, los ordenadores han entrado en las escuelas, en los institutos y en las universidades. Se usan allí no sólo como objetivo de estudio en sí mismo, sino sobre todo como herramienta para enseñar otras disciplinas.

La mayoría de esos ordenadores utilizan software propietario y en particular ejecutan alguna versión de Microsoft Windows™ y MS Office™. Sin embargo, la elección de estos programas rara vez es meditada, no responde a una decisión tomada después de haber comparado las distintas opciones.

El alumno o el profesor se encuentra con un determinado software que ha sido instalado sin otra razón de peso que su predominancia en el mercado. Sin pararse a pensar si ésta es la mejor opción se llega a confundir saber informática con saber utilizar con todo lujo de detalles una cierta marca de programa ofimático, o la navegación por el web con saber utilizar un determinado navegador. Basta con mirar los planes de formación para percatarse de que los cursos de introducción a la informática que se imparten en la administración pública o en academias son en realidad de introducción a unos determinados programas propietarios.

Nos encontramos en un contexto en que se supone implícitamente que saber informática es lo mismo que saber manejar ciertas aplicaciones propietarias, tales como MS Windows™ o MS Office™. Pero existen otras muchas opciones y entre ellas destaca por sus ventajas la del software libre.

No hace muchos años poca gente en España había oido hablar siquiera de la existencia de un tal software. Actualmente gracias a la creciente difusión del sistema operativo conocido comúnmente como Linux, pero cuya correcta denominación es GNU/Linux como veremos, el software libre es cada vez más popular.

Primera aproximación al concepto de software libre

Cuando utilizas un programa, por regla general, utilizas su forma ejecutable, es decir, una serie de ceros y de unos. Nadie es capaz de encontrar un sentido a esas cifras, sólo el ordenador las comprende.

Esas cifras son la forma del programa que puede comprender el ordenador, pero para los seres humanos resulta muy difícil saber lo que significan.

 

Esos programas no son creados directamente en lenguaje binario, sería demasiado complicado. Cuando desarrollamos un software lo programamos bajo la forma de código fuente. El código fuente es una especie de álgebra, un lenguaje a medio camino entre el código binario y las lenguas naturales. Si solo tenemos los ejecutables aunque tuviéramos incluso la posibilidad de introducirles cambios no sabríamos nunca qué modificaciones introducir, es demasiado difícil. Para poder modificar un software y hacerlo más práctico y más fácil de usar debemos disponer del código fuente.

 

A la hora de publicar su trabajo los programadores pueden elegir entre comunicar el código fuente o mantenerlo en secreto. Además pueden elegir entre una multitud de licencias para regular su uso, copia, distribución, modificación, etc. Son las condiciones de estas licencias las que determinan si un programa es software libre o no.

Las licencias libres permiten que el software pueda ser usado, copiado, estudiado, modificado y distribuido sin necesidad de autorización y sin restricción alguna. Como hemos visto, esto sólo es posible si se tiene acceso al código fuente. La licencia libre por excelencia es la Licencia Pública General (GPL), http://www.gnu.org/copyleft/gpl.html, traducida al castellano en http://www.viti.es/gnu/licenses/gpl.html.

Las licencias no libres restringen de una u otra manera el uso, copia, modificación y distribución del software exigiendo autorización e imponiendo limitaciones. En general este tipo de programas se distribuyen sólo como código binario. La licencia no libre más restrictiva es la licencia propietaria.

El precio no es lo que determina si un software es o no libre. Software libre no quiere decir software gratuito. La denominación inglesa Free Software permite este equívoco pues como saben free significa a la vez gratis y libre. En español no tenemos ese problema.

Aunque la mayoría del software libre es gratuito existe software libre comercial que requiere un pago por su obtención. Es bueno hacer negocio y obtener beneficios con software libre, puesto que esto estimula su producción. Por otra parte existe software no libre que es gratuito como es el caso del freeware, el shareware o las versiones de demostración de software propietario que se distribuye en las revistas o en la web, generalmente a cambio de facilitar nuestros datos personales.

Icono IDevice Actividad
Para conocer más acerca de las licencias libres puedes visitar la sección correspondiente del proyecto GNU, http://www.gnu.org/licenses/licenses.es.html, la página de Wikipedia, http://es.wikipedia.org/wiki/Creative_Commons, o la página web de Creative Commons en castellano: http://es.creativecommons.org/.

 

Todos ellos son buenos lugares para comenzar a profundizar en este tema.