Creación de tablas

Puedes crear una tabla manualmente mediante la vista diseño o utilizando el asistente. Este segundo método es a menudo el más sencillo y rápido.

Haz clic en Tablas bajo la columna Bases de datos. Seguidamente en la columna Tareas pulsa en Usar el asistente para crear tabla.

El asistente contiene una colección de tablas de muestra categorizadas donde, probablemente, encontrarás alguna que se ajustará a tus necesidades con algún leve retoque.

 

A modo de ejemplo, se ha decidido construir una simple tabla para almacenar las direcciones de los contactos. Así que, en la ventana Seleccionar campos, indicam aquellos que te interesan, aunque podrías elegirlos todos o incluir alguno posterioremente en caso necesario.

 

Establecer tipos y formatos. Ahora tendrás que establecer los valores para cada uno de los campos. También puedes añadir campos nuevos pulsando el botón marcado con +. Hecho esto, pulsa el botón Siguiente.

 

Establecer clave principal. La clave principal es un identificador único para cada registro de la tabla y es sobre todo útil cuando hay varias tablas vinculadas. Lo mejor, si no sabes muy bien qué está haciendo es dejar que el asistente la cree automáticamente. Terminado esto volverás a pulsar el botón Siguiente.

Crear tabla. Ahora pones un nombre a la tabla e indicas qué quieres hacer a continuación:

  • Insertar datos inmediatamente. Se te abrirá la tabla para comenzar con la introducción de datos.
  • Modificar el diseño de la tabla. La tabla se abre en modo diseño y puedes realizar todas las modificaciones que quieras. Esta función es sobre todo para usuarios que conozcan bien cómo funciona una base de datos.
  • Crear un formulario basado en esta tabla. Te permitirá crear un formulario que facilite la introducción de datos en la tabla.