Dar formato a la página

Un procesador de textos guarda cierta semejanza con una máquina de escribir mecánica. Cuando se escribe con una máquina lo primero es introducir el papel que puede ser un folio, un A4, un sobre, etc. Después tienes que fijar el margen izquierdo y el derecho utilizando la regla. También tendrás que configurar el tamaño de los espacios entre líneas (simple, doble, etc.) Finalmente, después de asegurarte de que la máquina tiene cinta, te pones a escribir.

Cada vez que llegas al final de una línea hay que darle al separador, y si quieres que tenga una presentación decente "apañártelas" para que cada línea termine a la altura de la anterior dando más espacios, subrayando o cortando la palabra. Realmente un trabajo delicado.

Por el contrario, cuando lanzas Writer se carga automáticamente un documento que tiene ya configurados todos estos parámetros por defecto. Pero en muchas ocasiones no son los deseados. Así que deberás aprender a modificarlos, a este proceso le llamamos "dar formato a la página". Para ello, en el menú principal ve a Formato ->Página...

 

  • Formato: En la lista desplegable encontrarás los tamaños de papel estandarizados más comunes. Habitualmente se selecciona A4, que es el más utilizado en los documentos sencillos.

  • Orientación: Puedes seleccionar que el papel esté orientado verticalmente u horizontalmente (lo que también se llama "apaisado").

  • Márgenes: El tamaño en centímetros de los márgenes de página: superior, inferior, derecho e izquierdo. Puedes configurarlo usando las flechitas de la derecha o escribiendo directamente el número.

En general, encontrarás una inmensa cantidad de parámetros bajo las distintas pestañas. Puedes activar o desactivar los encabezamientos y pies de página, componer el texto en varias columnas, etc. No dudes en experimentar las distintas opciones para adquirir un mejor dominio de la configuración de un documento, que afectará posteriormente a su versión impresa.