Taxonomías y Folcsonomías

Para poder recuperar la información guardada es necesario definir algún mecanismo de búsqueda. Tradicionalmente los ficheros se administraban por carpetas, estableciendo jerarquías que dificultaban a menudo su recuperación salvo que estableciéramos previamente una estricta taxonomía a nuestro sistema de directorios, subdirectorios y ficheros.

Este modelo lo heredaron los navegadores en la gestión de favoritos pero arrastrando el mismo problema. Los sistemas de organización de información basados en taxonomías requieren jerarquías muy bien definidas, lo bastante exhaustivas para que nos permitan clasificar cualquier recurso, pero obligan al usuario a conocerla porque en caso contrario se corre el riesgo de no poder localizar un determinado recurso o de guardar algo en el sitio incorrecto.

Frente a los modelos de organización de la información basados en taxonomías se imponen en la web 2.0 los modelos basados en etiquetas, las llamadas folcsonomías.

Como dice la wikipedia, la Folcsonomía es una indexación social, una clasificación colaborativa por medio de etiquetas simples en un espacio de nombres llano, sin jerarquías ni relaciones de parentesco predeterminadas. 

Este sistema de indexación permite asociar a cada objeto varias etiquetas. Estas etiquetas vienen a ser unos 'metadatos' descriptivos que nos facilitan localizar lo que hemos etiquetado.

En el caso de los servicios de marcadores sociales, y de muchos otros servicios de la Web 2.0, se generan folcsonomías, es decir clasificaciones colaborativas por medio de etiquetas. 

 

Folcsonomías vs. Taxonomías
FOLCSONOMÍAS VS. TAXONOMÍAS
imagenes con licencias (CC-by-nc-sa) y (CC-by-nc) por ocean.flynn y Peter Morville, respectivamente
editadas por david alvarez con licencia (CC-by-nc-sa)