Blender Foundation


Imagotipo de Blender Foundation // //Licencia: CC-BY-SA-3.0 (Creative Commons )

NeoGeo era una empresa dedicada a la creación de animaciones que desarrolló su propio software interno y que hoy conocemos como Blender. Con el tiempo Ton Roosendaal funda una empresa nueva derivada de NeoGeo llamada NaN (Not a Number) pero el proyecto no cumplió con las expectativas y cayó en bancarrota. Como los inversores de la empresa no tenían especial interés en continuar con el desarrollo del software, Roosendaal les propuso la posibilidad de pagarles 100.000 euros de la época (2002) para quedarse con el código y continuar su programación. Sólo había una opción: Blender debía pasar a ser open source. Toosendaal creó Blender Foundatión (sin ánimo de lucro) y se dispuso a recoger fondos de los usuarios que ya usaban el programa y de todos aquellos que habían oído hablar de sus excelencias. La convicción de unos y la confianza de otros hicieron que bastara un mes y medio para que Roosendaal liquidara el pago de los 100.000 euros y liberara el código. Había nacido Blender tal y como lo conocemos hoy.

El paso del tiempo y el empeño de Blender Foundation, así como el entusiasmo del resto de la Comunidad de usuarios (programadores, redactores de documentación, traductores...), han hecho crecer Blender hasta las cotas más altas llegando a codearse con programas privativos en cualquier tabla comparativa. Es usado por millones de usuarios aficionados al 3D repartidos por todo el globo pero también ha demostrado innumerables veces sus capacidades para ser usado en producción profesional. 

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution Share Alike 3.0 License