Innovación Centrada en las Personas

Un proceso de innovación centrado en las personas como punto de partida pero, ¿qué significa esto?

Vamos a imaginar por un momento que visitamos una empresa que se considera innovadora y que además, considera que pone en el centro de su innovación a las personas. ¿Cómo es y qué hace para serlo? ¿Cómo son los procesos de trabajo que se llevan a cabo? ¿Cómo se organizan?

Si simplificamos un proceso de innovación convencional podemos imaginar un departamento de I+D trabajando con las posibilidades técnicas y tecnológicas de algún producto, material, compuesto... hasta dar con una idea con posibilidades de comercializarse. A continuación el departamento de marketing pensaría en clientes potenciales y crearía una estrategia para distribuirlo, comunicarlo y venderlo. Probablemente, en esta fase, los clientes entrarían en el proceso opinando sobre lo que el producto o la publicidad les parece. 

Cuando hablamos de innovación centrada en las personas (Human Centered Innovation) cambia este proceso de dos formas:

1- Invierte los factores y hace que los clientes potenciales entren al principio de la cadena. 

A través del estudio y la comprensión de los comportamientos y actitudes de diferentes grupos de personas se podrán identificar espacios para la innovación que guiarán a los departamentos de I+D, dotando a la investigación no sólo de una dirección sino de unos valores. 

Lejos de lo que muchos puedan pensar, lo que acabamos de describir no es investigación de mercado. No se trata de preguntar a la gente qué quiere o qué necesita, sino de aplicar técnicas más cercanas a la etnografía, de compartir el espacio con esas personas, de vivir con ellos para, conjuntamente, producir algo con sentido. 

 2- Otorga el protagonismo del proceso a las actividades creativas e imaginativas, consiguiendo de esta forma humanizar no sólo el resultado final del trabajo, sino todo el camino que lleva hasta él.

El concepto de Human Centered Innovation va más allá de incorporar a potenciales clientes o usuarios en la creación de nuevas ideas; trata de cuidar la humanidad del proceso. Los procesos creativos y divergentes colaboran explícitamente en la generación de un estilo y modo de ser alegre y optimista, incluso ante los fracasos fortuitos o dificultades aparentemente insalvables. El trabajo con una dosis fuerte de creatividad y compromiso motiva por sí mismo. En definitiva nos encontramos ante un campo de la innovación en el que se da prioridad al factor humano por encima del técnico, en el que las humanidades llevan de la mano a las ingenierías para buscar nuevas soluciones a los retos de nuestra sociedad.

Esta rama de la innovación se apoya en la perspectiva de las Ciencias Sociales, especialmente la antropología, para crear y materializar nuevas ideas.El concepto de innovación y diseño centrados en el ser humano busca caminos de pensamiento, de solución de problemas, de generación de nuevos procesos, alternativas y oportunidades. Un incremento del potencial humano del diseñador y del usuario mediante el producto. Busca también enseñar a moverse en los espacios turbulentos y complejos de los cambios tecnológicos y organizacionales, sin miedo ni angustia, con seguridad y optimismo, con capacidad de imaginar y dar respuestas nuevas, sustancialmente diferentes y de alto poder de impacto y eficiencia.

Imagen Elaboración propia