Hidratos de carbono

Son compuestos formados por hidrógeno, carbono y oxígeno y su función más importante, tal y como se ha comentado es la de ser fuente de energía; de hecho, algunas células, como las neuronas y los hematíes, sólo pueden utilizar la glucosa, que es el principal hidrato de carbono en nuestra alimentación, para obtener energía, por lo que se necesita un aporte mínimo de unos 100-150 g /día de hidratos de carbono para cubrir estas necesidades.

Hay dos tipos de hidratos de carbono:

  • HIDRATOS DE CARBONO SIMPLES (azúcares): que abundan en el azúcar común, las mermeladas, la miel y las frutas.Los azúcares simples no deben constituir más de un 10% del aporte energético en nuestra dieta y su exceso puede provocar caries y sobrepeso. Los hidratos de carbono simples son fuente de energía rápida.
  • HIDRATOS DE CARBONO COMPLEJOS: presentes en mayor cantidad en las verduras, hortalizas, cereales y leguminosas. Los hidratos de carbono complejos (almidones) los vamos utilizando lentamente.

Las frutas, verduras, legumbres y cereales integrales contienen, además, fibra alimentariaque forma parte de las paredes celulares vegetales y que nuestro organismo no puede digerir, pero que pueden ser utilizadas por la flora intestinal. La fibra sólo se encuentra en la naturaleza en alimentos de origen vegetal. Un consumo adecuado de fibra ayuda a que el intestino funcione regularmente, y a prevenir el estreñimiento y otras enfermedades crónicas. Por eso es importante que incluyamos en la alimentación alimentos ricos en fibra, recomendándose una ingesta de 25-30 g/día de fibra.