Contextos globales de aprendizaje y desarrollo

En la misma publicación se profundiza en la necesidad de superar modelos que conciben el aprendizaje como algo que sucede únicamente en la escuela bajo la mediación del profesorado, para entender que el aprendizaje, en un sentido general (incluyendo no solo aprendizajes instrumentales sino también el desarrollo de sentimientos y valores), depende de las interacciones que se dan con muchas otras personas y en muchos otros contextos:

"El conocimiento que resulta de un diálogo igualitario entre personas de entornos y perfiles muy diferentes es más profundo y más útil a todas las personas. El conocimiento creado en relaciones donde son mayoritarias las interacciones dialógicas recoge más puntos de vista desde condiciones de igualdad y, por tanto, es capaz de atender más realidades y transformar las existentes para que sean más inclusivas.

En el aprendizaje dialógico, los profesores y las profesoras, las familias y otras personas adultas son personas que facilitan el diálogo, superando  los límites de las propias fronteras culturales que no nos dejan ver a los otros y las otras más que a través únicamente de nuestra propia cultura (Giroux, 1997).

Desde la perspectiva comunicativa, el profesorado tiene que saber desarrollar interacciones con el entorno y los procesos de creación de significado que se dan en éste, poniendo el énfasis en lo igualitario y lo comunitario, en un conjunto de acciones en que la formación no se restringe a la relación profesorado-alumnado sino que engloba al conjunto del entorno social y cultural.

De esta forma, en la concepción comunicativa el triángulo interactivo de la concepción constructivista se amplía con la participación en el aprendizaje escolar de todas las personas adultas de la comunidad con las que el niño o la niña se relaciona y aprende." (Aubert et al., 2008, p. 85-86)

Contextos globales de aprendizaje y desarrollo

"Si los niños y las niñas aprenden con más personas que con el profesorado, entonces los procesos de enseñanza y aprendizaje tienen lugar en muchos más espacios que el aula y el centro escolar. Los niños y las niñas aprenden en la calle, en la asociación cultural, en la asociación de vecinos y vecinas, en la ludoteca, en el comedor de casa, en la biblioteca municipal, y en espacios del centro escolar que no son estrictamente el aula. Y lo hacen con muchas más personas que el profesorado. Aprenden con sus abuelas, tíos, hermanas, amigos, con sus monitores de tiempo libre, con la bibliotecaria del barrio, con los monitores de deporte, con las personas adultas de la asociación magrebí, gitana o latina, con las monitoras de la ludoteca, y con todas las personas de los contextos cotidianos en los que cada niño y niña, chico o chica pasa parte de su tiempo." (Aubert et al., 2008, p. 86)

Por tanto, si el aprendizaje depende de múltiples interacciones, las actuaciones orientadas a mejorarlo pasan por la coordinación de esas interacciones:

"La idea de contexto en el aprendizaje dialógico incluye tanto las interacciones como los espacios donde esas interacciones tienen lugar. La orientación en esta concepción, como iremos viendo más adelante, es intervenir educativamente en todos esos contextos y fomentar las interconexiones entre todos ellos, coordinando las acciones educativas que se realizan en cada uno de forma que aumente su impacto.

Desde una orientación dialógica del aprendizaje se promueve la participación de la diversidad de agentes educativos presentes en cada contexto, de forma que las interacciones de los niños y las niñas se multiplican y diversifican. En este sentido, una de las actuaciones que alrededor del mundo se está observando que tiene más éxito es la inclusión en los centros escolares de agentes educativos de contextos no escolares.

Esto fomenta la necesaria coordinación entre los contextos educativos escolares y no escolares de la comunidad y una progresiva transformación de las relaciones entre todos los agentes educativos, que pasa por el reconocimiento de las contribuciones que desde todos los contextos sociales y culturales y todas las personas de esos contextos realizan al aprendizaje escolar." (Aubert et al., 2008, p. 88)

"[...] en el contexto de una asociación cultural pueden darse interacciones que promueven el aprendizaje dialógico entre el niño o la niña y el presidente de la asociacion, pero también, lo que tendrá más impacto en su aprendizaje será que en la asociación del barrio también se produzcan interacciones en torno al aprendizaje entre el niño o la niña, el presidente o la presidenta de la asociación, y un profesor o profesora." (Aubert et al., 2008, p. 89)

Referencias

Aubert, A., Flecha, A., García Yeste, C., Flecha, R., & Racionero, S. (2008). Aprendizaje dialógico en la sociedad de la información. Barcelona: Hipatia.

Giroux, H. (1997), Cruzando límites. trabajadores culturales y políticas educativas. Barcelona: Paidós (v.o. 1992)

Créditos

Gráfico: Bonell, Domínguez y Martínez (2016) a partir de Aubert, A., Flecha, A., García Yeste, C., Flecha, R., & Racionero, S. (2008). Aprendizaje dialógico en la sociedad de la información. Barcelona: Hipatia.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento Compartir igual 4.0