Participación Decisiva

La participación decisiva se basa en tomar decisiones conjuntamente entre profesorado, familias y comunidad.

Los miembros de la comunidad participan en los órganos de toma de decisiones existentes o en nuevos órganos creados ex profeso para fomentar este tipo de participación. En dichos órganos, las familias, otros miembros de la comunidad y el profesorado toman decisiones importantes conjuntamente. En los distintos estados miembros de la Unión Europea existen variaciones en cuanto a los ámbitos escolares en los que la comunidad tiene capacidad de decisión, como demuestran varios estudios realizados al respecto. Según dichos estudios, los padres y madres tienden a participar más en la toma de decisiones referentes a los contenidos de la enseñanza y a la evaluación, y en menor medida en ámbitos como el presupuesto del centro o la política de personal. Los informes PISA también indican que la influencia de los padres y madres en los procesos de toma de decisiones varía de un país a otro. Sin embargo, en el conjunto de países de la OCDE, las familias parecen tener muy poca influencia directa sobre los distintos ámbitos de toma de decisiones.

Cuando miembros de la comunidad intervienen en la toma de decisiones también pueden supervisar las actuaciones de la escuela y exigir al centro responsabilidades por los resultados académicos del alumnado. Esto es muy importante, dado que la autonomía de los centros en relación con las decisiones en materia educativa ha de ir acompañada de un sistema de evaluación que garantice que todas las acciones emprendidas contribuyan a que el alumnado obtenga buenos resultados. Según la Comisión Europea, los sistemas de evaluación “han de diseñarse de tal manera que se fomente la igualdad de acceso, de tratamiento y de rendimiento de todo el alumnado”. Así pues, es fundamental que los órganos de gobierno de los centros escolares apoyen las decisiones de la comunidad educativa, puesto que esta juega un papel primordial en el proceso de aprendizaje del alumnado. La participación de la familia y de la comunidad en la toma de decisiones y en los procesos de evaluación permite a los centros escolares asegurarse de que las altas expectativas y una educación de calidad sean prioridades fundamentales del centro.

(INCLUD-ED Consortium, 2011, p. 85-86)

Referencias

INCLUD-ED Consortium. (2011). Actuaciones de éxito en las escuelas europeas. Madrid: Ministerio de Educación.