Aprendizaje Basado en Proyectos (PBL)

Frente a las prácticas transmisivas, donde el docente es el poseedor único del conocimiento y el alumnado se limita a recibir la instrucción del profesorado de forma pasiva, los Entornos Personales de Aprendizajes requieren metodologías activas, que pongan el foco en el alumnado, y en las que el conocimiento y el aprendizaje sea el resultado de la acción.

Estas metodologías promueven en el alumno la asunción de un rol activo, buscan el aprender haciendo. Recogiendo las palabras de Roger Schank, uno de los grandes expertos internacionales en aprendizaje experiencial, "...learning happens when someone wants to learn not when someone wants to teach", es decir, el aprendizaje ocurre cuando alguien quiere aprender, no cuando alguien quiere enseñar.

Vivimos inmersos en un mundo de proyectos, ya sean de tipo laboral o personal, donde tenemos que desarrollar actividades que requieren poner en marcha el pensamiento crítico, la colaboración y la comunicación. Los proyectos precisan de definir unos objetivos, establecer una planificación, buscar los recursos necesarios para llevarla a cabo en tiempo y forma, trabajar en equipo, buscar información y aprender sobre determinadas cuestiones para finalmente alcanzar los objetivos propuestos.

El Aprendizaje Basado en Proyectos (o PBL, de Project Based Learning) es una metodología activa que sitúa al alumnado en el centro de la experiencia de aprendizaje y que le permite desarrollar el pensamiento crítico, las habilidades para trabajar colaborativamente y la competencia comunicativa, desarrollando proyectos que tienen aplicación en la vida real. Estos proyectos surgen de plantearse cuestiones que afectan a su vida diaria, cuestiones que se pueden insertar perfectamente en los currículos escolares y que sirven de lanzadores de la motivación.

Un proyecto de ABP, igual que cualquier otro tipo de proyecto, tiene una secuenciación similar a esta:

  • Planteamiento del problema: supone identificar la necesidad o situación que motiva el desarrollo del proyecto.
  • Investigación: determinar el alcance del proyecto, buscar y filtrar información, hacer la propuesta de soluciones…
  • Diseño del prototipo: analizar las distintas soluciones propuestas, decidir la más apropiada y determinar los recursos y establecer la planificación y distribución de tareas para llevar a cabo la solución elegida.
  • Desarrollo del prototipo: ejecutar la planificación, realizando todas las actividades descritas en la misma.
  • Implementación: entrega y puesta en marcha del proyecto, incluye la entrega de informes y memorias técnicas, y la difusión del proyecto.
  • Evaluación: se realiza de forma constante a lo largo del proyecto, a partir de los indicadores de calidad definidos y atendiendo a la planificación acordada. A la entrega del proyecto se hace un análisis de los resultados obtenidos.

Más información sobre PBL:

 

aprendizaje basado en proyectos
Mapeando itinearios, por LaFundició (CC BY-NC-SA)