Crear tareas

Al margen de los materiales que facilitemos al alumnado para su lectura y revisión, tendremos que proponerles actividades con las que aplicar el conocimiento adquirido y que al mismo tiempo nos permitan evaluar su grado de aprendizaje. Las actividades que diseñemos dependerán de las competencias que persigamos desarrollar en la acción formativa pero aún así deberían ser variadas: la lectura y síntesis de un artículo, la resolución de un caso o el desarrollo de un proyecto, la confección de un mapa conceptual o la redacción de un ensayo, la intervención en un blog o la grabación de un podcast, etc. 

Vamos a ver ahora todas aquellas cuestiones que debemos conocer para su correcta configuración. Una vez que la hemos agregado: 

1. Insertamos su nombre y proporcionamos la descripción de la tarea. Esta descripción podrá ser leida cuando el alumnado acceda a la tarea. Cuando diseñemos la tarea, debemos garantizar que la información que proporcionemos al alumnado sea muy precisa y muestre con claridad no sólo qué se espera que él haga sino también informe acerca de: qué recursos deben usar y con qué apoyos cuentan, cómo deben remitir el trabajo, cuáles son los criterios de evaluación...

2. Establecemos la fecha a partir de la cual el alumnado podrá hacer el envío de la tarea, la fecha a partir de la cual los envíos quedarán marcados como "retraso" y la fecha de vencimiento de la tarea. Si no queremos definir ninguna de estas tres fechas debemos dehabilitarlas.

3. Seleccionamos si queremos o no que:

  • los docentes reciban un mensaje cuando un estudiante haya realizado una entrega bien sea antes de la fecha requerida, dentro de las fechas establecidas o fuera de plazo. 
  • los estudiantes deban confirmar el envío.

4. Marcamos si queremos o no que:

  • junto a la descripción de la tarea se facilite un editor de texto para su desarrollo online.
  • se pueda hacer el envío de más de un archivo. Si es así hay que establecer el número máximo de archivos. También hay que decidir el tamaño máximo de las entregas.
  • el alumnado pueda dejar comentarios junto a sus entregas.
  • el tutor pueda proporcionar comentarios de feedback o retroalimentación por cada entrega o subir archivos con esta información.

Imagen con las opciones de Calificación

5. Definimos la calificación de la tarea. Esto es, marcamos la puntuación numérica máxima que puede recibir un alumno en su evaluación. En este momento también se podría seleccionar, en lugar de la puntuación numérica, aquella escala a partir de la cual la tarea sería calificada. En el próximo apartado mostramos cómo podemos crear nuestra propia escala.

6. Seleccionamos el método de calificación. Tres son las opciones que se facilitan, a saber: Rúbrica, Calificación simple directa y Guía de evaluación. Si nos hemos planteado usar una escala deríamos optar por Calificación simple directa. Si queremos usar la rúbrica, en próximos epígrafes explicamos cómo se crea ésta.

Finalmente concretamos los parámetros de disponibilidad y finalización de la actividad y pulsamos sobre el botón Guardar cambios y regresar al curso.

 

Icono de iDevice RecomendaciĆ³n

Al margen del método de calificación que se defina, siempre se debe permitir que el profesor pueda dejar comentarios de retroalimentación para especificar las cuestiones que deben mejorarse y reforzar lo que está bien realizado.

Obra colocada bajo licencia Creative Commons Attribution Share Alike 3.0 License